LUNES | 16 de Julio de 2018
31.05.2018 |
SEGÚN GDMA

Un estudio reciente analiza la actitud de los usuarios respecto a la privacidad de datos, e incluye información sobre España y Argentina.

  • El estudio mostró que la gran mayoría de los consumidores se preocupan por el manejo de datos de parte de las organizaciones. [Fuente: GDMA]

Retomando una investigación que se lleva a cabo en Reino Unido hace 5 años, GDMA realizó el primer estudio global sobre privacidad de datos online, que revela un nivel sorprendente de similitud entre los distintos países.
El informe, titulado Privacidad global de datos: lo que el consumidor realmente piensa, clasifica a los consumidores respecto de sus actitudes sobre la privacidad online y el intercambio de datos. De este modo, se conformaron tres categorías: “pragmáticos” —que deciden caso por caso si compartir sus datos, dependiendo de los beneficios—, “fundamentalistas” —que no están dispuestos a proveer información personal— y “no preocupados” —que no están preocupados por la colección y uso de sus datos personales.
A nivel global, el 51% de las personas son “pragmáticas”. En el caso de Argentina, el 54% es “pragmático”, hay un 16% “fundamentalista” y el resto es “no preocupado”; mientras que en España el 59% “pragmático”, 22% “fundamentalista” y el 19% “no preocupado”.
La preocupación general con respecto a la privacidad online es alta a nivel global: en Argentina el 72% de los consumidores se preocupa por su privacidad online, calificando su nivel de preocupación entre 7 y 10 en una escala del 1 al 10. En España, ese porcentaje es incluso mayor, alcanzando un 81%. Sin embargo, la mayoría de los consumidores están felices con la cantidad de información que intercambiaron con las diversas organizaciones: 58% en Argentina y un 54% en España.
El 72% de los consumidores argentinos y el 70% de los españoles se perciben a sí mismos como más conscientes de cómo se recolectan y como se usan sus datos que antes. El 70% de los argentinos prevé́ que necesitará intercambiar datos personales para recibir los beneficios que desee, como puede ser la personalización o descuentos. El número alcanza el 79% en el caso de los consumidores de España.
Un punto importante que sacó a relucir el estudio es la clara asimetría percibida en quien se beneficia en el intercambio de información: para el 87% de los consumidores españoles, los principales beneficiados son los negocios, mientras que para sólo un 5% se benefician los consumidores. Entre los argentinos, el 78% opina que se benefician los negocios, mientras que el 10% considera que quienes salen beneficiados son los consumidores.
Adicionalmente, la transparencia acerca de cómo son los recolectados y utilizados los datos es lo más importante para el 86% de los consumidores globales. En España y Argentina, llegan a ser 91% y 88% respectivamente.
Respecto a la responsabilidad en el manejo de la información, 38% de los argentinos piensa que proteger sus datos debería ser una responsabilidad compartida entre ellos mismos, el gobierno y las marcas/organizaciones. Otro tercio cree que ellos mismos deberían ser los últimos responsables. En España, 40% de los consumidores considera la protección como una responsabilidad compartida, un cuarto que tendrían que ser ellos, y un cuarto cree que tendrían que estar regulados por instituciones gubernamentales.
En Argentina, el estudio recibió el apoyo de Amdia, que concluyó que la mayoría de los argentinos entiende que factores tales como términos y condiciones fáciles de entender, una política flexible de privacidad y transparencia sobre la colección y uso de datos son importantes cuando comparten su información personal. En términos generales, los argentinos prefieren recibir servicios gratis o beneficios financieros tangibles en cambio por sus datos personales: la mayoría de los consumidores preferiría intercambiar sus datos por acceso gratis a servicios de email, mensajería y redes sociales.
Mary Teahan, presidenta honoraria de Amdia y banca permanente en el consejo consultivo de la Dirección Nacional de Protección de Datos, señaló: “Existe una clara tendencia hacia una mayor aceptación del intercambio de datos como parte integrante de la vida cotidiana. Son innumerables e invalorables los servicios de alto valor que el Internauta consigue de esta manera”. Continuó asegurando que “las normas argentinas vigentes protegen bien al consumidor en ese sentido”. Finalmente, Teahan aclaró: “Las empresas deben asegurar la seguridad de los datos que manejan y las buenas prácticas de privacidad en su recolección y uso. En todos los países encuestados este estudio, el control, la confianza y la transparencia forman la base fundamental para una economía de datos saludable”.

Ver todas las noticias »