Cartoon Network Top
Universidad de San Andrés

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Sábado 23 de febrero de 2019

Marketing México | WTW MÉXICO

Por Redacción Adlatina |

Andrea Pereira: “El marketer hoy va profundamente al producto”

La GM & VP still beverages México de Coca-Cola habla de la transformación digital y del cambio en el rol de los marketers, y revela datos de su trayectoria.

Andrea Pereira: “El marketer hoy va profundamente al producto”
“Estamos trabajando en esta evolución del marketing: cómo entregamos productos que hablen con necesidades del consumidor”, señala Pereira.

La brasileña Andrea Pereira es una de las mujeres elegidas por Adlatina y Ad Age en la nueva edición de Women to Watch México. Ella se define como una persona audaz, con facilidad para visualizar los riesgos y asumirlos de ser necesario. Es amante de la aventura: tiene una moto Harley y el año pasado invitó al equipo de trabajo a cerrar el año escalando una montaña de más de 4.400 metros de altura. 

Pereira ya lleva 26 años en Coca-Cola, y casi tres años en México como responsable de dirigir el negocio dentro de todas las categorías still de Coca-Cola: jugos, isotónicos, lácteos, semillas, café y más. 

“Hago un trabajo muy especial dentro de la compañía con el desarrollo femenino. El reconocimiento habla a otras mujeres que creen que esto es posible: alguien como yo que empezó como becaria, hizo su carrera, ama su trabajo. Creo que es una inspiración pare ellas”, dice Pereira acerca del reconocimiento Women to Watch.


¿Cómo está atravesando Coca-Cola México su transformación digital? 

—Es algo que trabajamos todos los días a nivel mundial. Si no somos digitales casi que no existimos. Tenemos que ser relevantes al consumidor. En México, casi el 98% de la población que tiene acceso a internet, tiene una cuenta en Facebook o en redes sociales. Entonces, no estar digital, desde el punto de vista de cómo me conecto con el consumidor, cómo entrego el producto, es estar afuera de lo que hoy es el mercado.


Cuando asumió su cargo actual, declaró a un medio: “Quería expandir mis alas al mundo de las nuevas bebidas”. ¿Cómo trabaja día a día para cumplir con ese propósito? 

—Es un sueño cumplido de una manera muy especial, porque México tiene una huella en el mundo de las bebidas. Nuestra marca de agua es el producto más vendido de México, nuestro Jugo de Valle es enorme, Santa Clara crece y crece. Soy una persona extremadamente curiosa, y el mundo de las nuevas categorías implica reaprender. El otro día escuchaba que parte de evolucionar es desaprender para volver a aprender. Lo que hacemos de este lado es eso: estamos desaprendiendo, aun tengamos en nuestras manos la marca más linda del mundo, es una escuela de éxito. Creo que eso es lo que hice y cómo cumplo mi propósito todos los días. Sigo invitando a mi equipo a que me rete, que sea muy curioso, siempre conectado a nuestro ADN de Coca-Cola: hacer bien las cosas y dejar un valor en las comunidades en las que operamos.


Este último tiempo, con las redes sociales, algunos consumidores se han convertido en recomendadores de marcas o productos. ¿Este tipo de recomendaciones ayudan a las marcas?

— El mundo de internet transformó la forma en que la comunicación fluye. Si hacemos una revisión de cómo manipulaban las noticias en la Segunda Guerra Mundial, o en la Guerra Fría, el canal de comunicación estaba muy concentrado en pocas manos y esto permitía que la gente manipulara el flujo de la información. Hoy es al contrario: cuando yo estudiaba el reto era buscar la información, hoy mis hijas tienen que hacer una selección de lo que encuentran, elegir qué es verdad y qué no. Internet te abre canales pero algunos no son verdaderos. Creo que los consumidores recomiendan y está padrísimo porque se escucha la voz de la misma gente. Hoy la gente escucha a 4.000 personas, antes escuchaban a cuatro o cinco. Como todo en la vida, hay un balance. Tienes que leer y entender de dónde sacas la información, ver si la fuente es buena. Cualquiera puede decir lo que quiere. Es una opinión y todas son válidas.


¿En qué estarán trabajando durante este año en el área de marketing de la compañía? 

—Tenemos un plan anual súper sólido, las estrategias son plurianuales pero estamos siempre con innovación. Puedo resaltar que estamos trabajando con disrupción de una manera mucho más estructural para el futuro. Además creo que hay una transformación importante del marketer del pasado, que hacía comunicación, y el de hoy, que va más profundamente al producto. Porque la gente quiere entender qué ingrediente hay acá, cuál es la funcionalidad, si la leche es real y cuál es el proceso. El marketer es más business, ve el producto desde el minuto uno hasta su implementación. Pero también entiende de costos, cómo las alianzas nos pueden mover a otra cosa. Estamos trabajando en esta evolución del marketing: cómo entregamos productos que hablen con necesidades del consumidor.


Ha vivido en distintos países y ciudades ¿Cómo fue su adaptación personal y profesional en los países en los que le tocó vivir? 

—Estuve en muchas ciudades de Brasil como Río, San Pablo, Puerto Alegre. Cuando vine a México, la compañía me dio un viaje para que viniera a conocer antes y dije que no porque yo quería venir igual. Cuando fui a Centroamérica aprendí que la vida es posible, si ves lo bueno que hay en cada lugar. Hay que tener actitud, si te gusta esta vida, de ir y conocer. A mí no me cuesta el cambio, tengo espíritu de aventura. Tengo más facilidad de ver los riesgos y me impacta menos el fracaso probablemente que a otros.


¿Esto hizo que haga la carrera que viene haciendo?

—Es probable, porque a veces la gente está frenada por miedo. Cuando no sé algo le digo a mi jefe que no sé, no puedo saber todo, le puedo pedir que me dé tiempo, aprendo y vuelvo. Creo que la vida es más sencilla de lo que la hacemos. Cuando llegué a México hice un trabajo con un antropólogo: muchos no habían tenido jefa mujer en la empresa y para ellos era complicado, pero para mí también. Mi coach me decía que no cambie porque la empresa quiso ponerme ahí. Todo eso saca la mejor de mí.


Redacción Adlatina