VIERNES | 24 de Octubre de 2014
10.07.2013 |
17,3 MILLONES DE PERSONAS VIERON LA FINAL

(Advertising Age) - Acusado de ser “anti-inglés” durante el Mundial de Fútbol de 2006, su imagen ha dado un vuelco en la opinión pública británica.

  • Murray levanta el trofeo en Wimbledon.

La victoria de Andy Murray sobre el serbio Novak Djokovic fue el primer triunfo de un británico en Wimbledon desde 1936, época en que los jugadores utilizaban largas prendas de franela. Pero también abrió el potencial de victorias del tenista de 26 años.

Terminar la sequía de décadas para los británicos en el All England Club, podría triplicar las ganancias de Murray de cerca de 12 millones de dólares por años, provenientes de auspicios y premios, según el consultor de branding Jonathan Gabay, que ha trabajado en la BBC. “Hace mucho tiempo que un británico no gana Wimbledon. El cielo ahora es el límite para él”, dijo.

Nigel Currie, director de la agencia de marketing deportivo BrandRapport, con sede en Londres, dijo que Murray, que también obtuvo los títulos del U.S. Open y los Juegos Olímpicos, puede realmente ser capaz de reunir unos 50 millones de libras (74 millones de dólares) por año.

Casi todos los diarios de Gran Bretaña pusieron a Murray en sus tapas. “History Boy”, tituló The Times, mientras el Daily Mirror publicó una foto de Murray con el trofeo y el título “History in His Hands”. The Sun agregó: “Finally, After 77 Years, 15 Primer Ministers, Three Monarchs… Brit Man Wins Wimbo”. La BBC dijo que 17,3 millones de espectadores de TV vieron el triunfo del tenista, un share del 80% de la audiencia.

El triunfo de Murray se produjo en el cuarto match point, cuando Djokovic hizo su error número 40. “El se las arregló para mantener su compostura y llegar bien al final”, dijo Judy Murray, su madre y primera coach, media hora después del triunfo, con una copa de champagne en la mano. “Estoy totalmente emocionada con él”.

La victoria de Murray fue saludada por ex campeones, entre ellos Rod Laver y John McEnroe, y el primer ministro David Cameron, mientras la reina Isabel II envió un mensaje privado. “Fue un día fantástico para Andy Murray, para el tenis británico y para el país”, dijo Cameron a los cronistas al visitar una escuela de Londres poco después.

Murray ha tenido una difícil relación, algunas veces, con la prensa británica, y fue acusado de ser “anti-inglés” después de haber hecho un chiste sobre el equipo de fútbol del país durante el Mundial 2006. La imagen del tenista se “suavizó” después de llorar en el Court Central tras su derrota ante Federer el año pasado, dijo Gabay.

En un documental emitido por la BBC poco después del triunfo en Wimbledon, Murray luchó para dominar sus emociones al recordar hechos dolorosos de su escuela primaria.

Tras el partido, la gente cantó y bailó en las calles de Dunblane. Bud Collins, un historiador del tenis americano y relator deportivo que ha seguido el juego durante más de 40 años, dijo que él habló con Fred Perry (el ganador de 1936) tres días antes de su muerte en 1995, y que el ex campeón no estaba convencido de que su hazaña fuera alguna vez compartida por otro británico. “Ojalá Perry estuviera aquí para ver esto”, dijo Collins, mientras miraba a Murray elevar el trofeo en el Court Central. McEnroe, un triple ganador en Londres, dijo a la BBC que Murray puede ganar “al menos seis juegos mayores”.

Como ocurrió en años anteriores, la “Murray Manía” en el país se intensificó a medida que avanzaba el torneo, especialmente después de que Federer fuera vencido en la segunda ronda, y el dos veces campeón Rafael Nadal quedó fuera de competencia en la primera vuelta. Las entradas para la final de hombres se ofrecían a 71.000 libras el par en el sitio de mercado online Viagogo.

 

 

Ver todas las noticias »