Whisky Films

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Jueves 13 de diciembre de 2018

Medios Japón | DISEÑO JAPONÉS

Por Redacción Adlatina |

Yuko Shimizu: surrealismo japonés

Es una ilustradora japonesa freelance que vive y trabaja en Nueva York. Trabaja para importantes marcas y revistas del mundo, y no dejan de lloverle premios. Su estilo es personal e hipnotizante.

Yuko Shimizu: surrealismo japonés
Shimizu logra con sus ilustraciones dejar que una historia se desarrolle por sí sola pero no en un sentido lineal.

Yuko Shimizu vive en Nueva York desde hace aproximadamente 10 años. Desde entonces no para de crear ilustraciones. Las cuatro características en su trabajo son: constancia, búsqueda, riqueza y fantasía, en un mundo imaginario que atrapa al que lo observa.
Hablar de Shimizu es hablar de dos culturas, la oriental y la occidental, fusionadas.
El dibujo es el hobby de la artista desde que era una niña. Rodeada por el manga y la animación japonesa, sintió que podría convertirse en dibujante de cómic. Sin embargo, con el paso del tiempo, se dio cuenta de que estaba más interesada en imágenes sencillas que en historias contadas por múltiples imágenes, algo que con los años se convertiría en su sello personal.
Su primer encuentro con el mundo occidental fue a los 12 años, viviendo cuatro de ellos en Nueva York. Este lugar dejó una gran impresión en esta pequeña, siendo hoy parte de su vida y considerándolo su verdadero hogar.

Nacida en una familia tradicional japonesa, no era bien visto que se inclinara hacia el arte, por lo que su familia la alentó a que se interesara por algo “más práctico”, lo que la llevó a estudiar publicidad y marketing en la Universidad Waseda. Tiempo después entró a trabajar en una importante empresa en el área de Relaciones Públicas. Rápidamente, se dio cuenta que el mundo corporativo no era para ella. Igual, le llevó 11 años y una crisis de mediana edad tomar la decisión de regresar a Nueva York.
En 2003, Yuko se graduó en la maestría en Artes Visuales del School of Visual Arts y desde ese momento no ha parado de producir ilustraciones en distintos soportes publicitarios y medios de la talla de T
IME, The New York Times, The New Yorker, Rolling Stone, PLAYBOY, GQ, entre otros.
Su curriculum incluye más de doce premios entre los que destacan: Yellow Pencil Award D&AD, Gold Medal Society of Illustrators y el Gold Award de la 3x3 Magazine Annual.
El trabajo de Shimizu se caracteriza principalmente por su fuerte representación, influenciada por Hokusai, los grabados en madera japoneses del período EDO, y el período Avant-garde ruso, especialmente Alexander Rodchenko. Sin embargo, siempre regresa a sus influencias básicas, ya que no puede seguir negando su influencia japonesa.
Usa tinta china para dibujar, usando pinceles, y luego usa Photoshop para pintar. Este es un claro ejemplo, de cómo esta artista logra tomar lo que le interesa de cada cultura y las reconfigura en un nuevo lenguaje.
Desmitifica el concepto de estilo. “Si el espectador ve algo en la imagen que él cree que es un estilo, es porque probablemente yo dibujo en ese modo, no porque no pueda dibujar en otro, y no es que no pueda dibujar al óleo, sino que cada uno tiene algo que hace naturalmente”, dijo a la revista The New Yorker. Tampoco cree que “pueda forzarse el cambio. Las experiencias, influencias y modo de pensar afectan el modo en cómo trabajamos, obteniendo así un cambio gradual con el paso de los años”.


Sus dibujos invitan a sumergirse en un mundo fantástico

Abrir puertas a la imaginación narrativa no es fácil, Shimizu logra con sus ilustraciones dejar que una historia se desarrolle por sí sola pero no en un sentido lineal. Deja la historia abierta y un final incierto para que el espectador tome parte de él y lo desdoble a su antojo llevándolo a horizontes que incluso el mismo autor no hubiera imaginado. “En sus dibujos podemos sumergirnos en todo un universo fantástico habitado por amazonas asiáticas, pandas danzantes, mujeres exóticas preparadas para lo insólito, personajes que reafirman su propia identidad a partir de su metamorfosis, y por supuesto, podemos ver a una Yuko como mil y una heroínas samuráis, todo esto impregnado de una fascinación por la aventura y el viaje”, dijo un estudiante de México que asistió a un seminario suyo.
Actualmente vive en Nueva York -sin tener intenciones de regresar a Japón-, compartiendo un espacio junto con otros dos colegas, Marcos Chin y Katie Yamasaki, a quienes considera su familia.

Entre sus clientes se incluyen: Microsoft, Pepsi, VISA, MTV, TARGET, T-Mobile, Neiman Marcus, Warner Elektra Atlantic Music, NPR, FUSE TV, M.A.C. Cosmetics, Pentagram, y Tcomo, entre otros.
Su trabajo ha sido publicado en illustration Now! (Taschen, Germany), Illusive 2 (Die Gestalten Verlag, Germany), The PIcture Book (Laurence King, UK), Things I Have Learned In Life So Far (Abrams), Handmade (Gingko Press), It’s A Matter Of Illustration (Victionary, Hong Kong), por mencionar algunos.

Redacción Adlatina


Suscripción