LUNES | 24 de Septiembre de 2018
08.04.2013 |
SERÁ PRESINDENTE DEL JURADO DE MARKETING PROMOCIONAL EN LA PRÓXIMA EDICIÓN DE EL SOL

El publicista encabezará el grupo de profesionales encargado de evaluar los trabajos de la categoría marketing promocional, en la próxima edición de El Sol. El Festival de la Comunicación Publicitaria: “Es una categoría que siempre depara sorpresas estimulantes”, asegura Flavio Pantigoso. Además, hace hincapié en cómo ve a la región y si es o no una usina creativa en el mundo: “Hay muchos lugares donde se puede encontrar extraordinario trabajo y con derecho a reclamar un lugar en el mapa, y está bueno eso”.

  • “Creo en el trabajo duro y parejo, sin complejos, venga de donde venga”, enarbola Pantigoso acerca del mote de que Latinoamérica es la reserva creativa del mundo.

El peruano Flavio Pantigoso, director creativo ejecutivo de Y&R Perú, fue elegido por las autoridades de El Sol. El Festival de la Comunicación Publicitaria para presidir la categoría de Marketing promocional, en la próxima edición del evento.

“Es una categoría que siempre depara sorpresas estimulantes. Marketing promocional viene a ser esa categoría que en otros festivales se denomina como Promo a secas, y en otros lo juntan además con Marketing directo, pero en El Sol se trata de ver concretamente el mejor trabajo en trade marketing, eventos, promoción de producto, promociones de fidelización y promociones de responsabilidad social y corporativa”, sostiene Pantigoso. Y agrega: “Promo es el

brazo armado de la comunicación publicitaria, pero quien la confunda solo con comunicación vendedora, dura y áspera está unos cuantos años desfasado. En su mejor expresión comprende categorías muy dinámicas sobre las cuales nunca ha habido tanta variedad de herramientas y recursos para innovar y deslumbrar, atendiendo a la necesidad de una marca o producto de activar su propuesta y sus ventas de manera rápida. Claramente, Promo ha explotado creativamente en estos últimos años en la región, y es hacia donde ciertos mercados, como el español por no ir más lejos, están poniendo mucho énfasis, de la mano con la necesidad de ser eficientes y racionales en el uso de los presupuestos publicitarios”.

Pantigoso recuerda los años en los que El Sol era un festival en el que no participaba Iberoamérica y sostiene: “Siempre ha tenido un nivel muy alto, su pedigree tiene que ver con una élite de grandes creativos españoles que hicieron de él un festival muy riguroso. Hace muchos años, cuando aún no estaba abierto a la participación de toda Iberoamérica, uno de mis mayores placeres consistía en recibir la bobina de El Sol y devorar y absorber ávidamente desde este lado del charco todo lo que ahí veíamos. En ese entonces, me decía: ‘qué bueno estaría medirse en un festival así’.

Más adelante, cuando trabajé en España, tuve el privilegio de acudir directamente a el festival, año tras año y hacer realidad mi sueño y participar de lo que era todo un rito largamente esperado: la pelea entre trabajos de alta competitividad y todo sazonado con buena tertulia y espectaculares tapas, pinchos y cañas, como última antesala de Cannes. Hoy ya no hay necesidad de trabajar solo en la publicidad española para tener la suerte de participar en El Sol, pero en esencia no ha cambiado la idea de que recibir un Sol y estar en el palmarés cuesta lo suyo: la calidad de los jurados, la exigencia de la audiencia, el rigor de las discusiones, son una experiencia que hoy se enriquece aún más con la presencia de más países”.

 

-Independientemente de su participación como jurado, ¿su agencia inscribirá trabajos en El Sol?

-Queremos estar con una selección muy acotada de inscripciones que tengan oportunidad de dar buen juego con la muy alta vara de El Sol. El año pasado, por ejemplo, solo enviamos nuestra campaña de la marca Perú y terminó obteniendo un GP, cinco oros y un plata, con un nivel de eficiencia desusado.

 

-A priori, y sabiendo que en los festivales publicitarios muchas veces se premian trabajos que no se tenían en cuenta y se “bajan” a otros que eran candidatos, ¿Cuáles son las piezas favoritas de su agencia y cuáles las de su país?

-“De Loreto para Loreto”, la escuela de “Perú, Nebraska” dedicada a la promoción de nuestra Amazonía, es una pieza nuestra a la que le veo posibilidades. De Perú me gusta mucho además una acción de Mayo Draftfcb para la Universidad de Ciencia y Tecnología, un panel publicitario que trasforma la humedad del aire en agua potable en un medio desértico, sirviendo a la gente, lo cual es una muy buena demostración de una marca que da una solución real a un problema concreto, más allá de apelar a la retórica publicitaria.

 

-Finalmente, ¿es un mito que Latinoamérica es la reserva creativa del mundo? ¿Por qué?

-El año pasado Latinoamérica fue la región que más leones le dio a mi red, Young & Rubicam, pero miremos los rankings mundiales y por ahí seguimos viendo a Londres, Portland, San Francisco, Hamburgo, Amsterdam como pulmones de un delivery constante e incesante, durante años, de extraordinario trabajo. Lo cierto es que hay muchos lugares donde se puede encontrar extraordinario trabajo y con derecho a reclamar un lugar en el mapa, y está bueno eso. Por otro lado, es falso que Latinoamérica sea un bloque homogéneo, hay distintos mercados con distintas realidades y niveles de desarrollo. Lo que sucede es que se mete grandes fortalezas en artes, cultura, letras, cine, y publicidad todo en un mismo saco sin que los vasos comunicantes entre todas esas disciplinas estén muy claros a veces.

Yo creo que Latinoamérica desborda talento pero todavía falta para que sus marcas y su comunicación den lecciones de innovación a escala planetaria. Particularmente no creo mucho en esas etiquetas, creo en el trabajo duro y parejo, sin complejos, venga de donde venga, y si algún ejemplo podemos aportar desde Perú, es la ilusión y optimismo que hoy como país nos embarga y que puede dar pie a un trabajo con coraje y ganas.

Ver todas las noticias »