MARTES | 12 de Diciembre de 2017
10.10.2017 |
CONCLUYÓ EL CASO QUE SACUDIÓ A JAPÓN

(Ad Age) – Como muchos preveían, la pena aplicada al gigante publicitario japonés Dentsu –la 5º compañía mundial del rubro- por el suicidio de una de sus empleadas quedó en una multa insignificante, equivalente a 4.400 dólares.

  • El edificio central de Dentsu en Tokio.

Una corte de Tokio ordenó al gigante publicitario Dentsu Inc. pagar una pequeña multa por no poder impedir que sus empleados en Japón se suiciden por el exceso de trabajo, informaron reportes del país asiático.

La semana pasada, la Corte Sumaria de Tokio dispuso que la agencia pagara una multa del equivalente a 4.440 dólares, que representan 500.000 yens, según el diario Asahi Shimbun. Dentsu, la 5º mayor agencia de publicidad del mundo por ingresos, ha enfrentado un intenso examen en sus condiciones de trabajo después que una joven staffer llamada Matsuri Takahashi saltó al vacío desde una ventana de su dormitorio en el edificio corporativo hace casi dos años. La víctima, de 24 años de edad, fue una de las cuatro empleadas mencionadas en el caso.

Los fiscales de Tokio enviaron el caso contra Dentsu a las cortes después del suicidio, y el hecho atrajo la atención internacional sobre las difíciles condiciones de trabajo que rigen en Japón, y con frecuencia se utilizó el término karoshi, una palabra que significa ‘muerte por exceso de trabajo’ en el idioma local. Las autoridades laborales han aplicado ese término a la muerte de la empleada, y el ex CEO de la compañía renunció en plena investigación.

El Nikkei Asian Review dijo que la medida tomada era “un raro ejemplo de una compañía japonesa que es responsable por violaciones a las leyes laborales, aunque el castigo minúsculo va a hacer elevar las cejas” en la opinión pública.

Dentsu, con sede en Tokio, dijo que aceptaba la disposición de la Corte, “que pone punto final a todos los procedimientos legales para nuestra compañía”.

En una declaración, la empresa dijo que se había comprometido a terminar con el trabajo fuera de horario y que había empezado a reformar las condiciones de trabajo en Japón. Agregó que “continuará haciendo todos los esfuerzos para implementar firmemente esas reformas en nuestra determinación para restablecer la confianza pública en la compañía”.

Entre los pasos de plan de Dentsu hay ahora una prohibición de trabajar entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana. La compañía también apunta a reducir el total de horas anuales de sus empleados en un 20% en 2019, comparadas con las de 2014, aunque conservando los resultados; dice que lo hará parcialmente contratando más empleados, reduciendo la extensión procesos y utilizando la automatización. Dentsu declaró que quiere reinvertir el tiempo extra en el bienestar de los empleados.

La madre de Takahashi, Yukimi, ha sido una crítica activa de la compañía; dijo que no confiaba en que Dentsu tomara pasos para mejorar las condiciones laborales, según recogió el servicio del Kyodo News, y que ella deseaba que toda la sociedad controlara a la compañía.

 

El gobierno de Japón también está encarando la cuestión de las condiciones de trabajo y las largas horas en el país. Mientras Dentsu ha estado en el centro del debate social sobre el tema, otras empresas y empleadores han enfrentado también problemas. Esta semana, la emisora NHK dijo que se ha calificado como un caso de karoshi a la muerte de una de sus reporteras en 2013. Se trata de una mujer de 31 años que murió de un ataque al corazón después de trabajar 159 horas extras durante el mes previo a su muerte.

Ver todas las noticias »