JUEVES | 21 de Junio de 2018
13.06.2018 |
LA PRODUCTORA SE RENUEVA

La Doble A pasa a llamarse Ladoble, y su cofundador y CEO habló con Adlatina sobre el crecimiento y la expansión que acompañan el cambio de imagen.

  • Según Arnal, su objetivo en el futuro es “estar atento, flexible, con una estructura mental y productiva ágil y liviana para poder adaptarme rápido a los cambios”.

La Doble A, la productora fundada en 1999 por José Arnal y Esteban Sapir, cambió su nombre por Ladoble a la vez que encara una etapa de crecimiento y expansión. Adlatina conversó con Arnal, que es CEO de la empresa, sobre los detalles de esta nueva etapa. 
Según explicó, por un lado busca la productora busca adaptarse a la consolidación del mundo digital como plataforma de comunicación de los anunciantes, y por el otro responde a un cambio interno en la manera de trabajar, afianzándose como una empresa prestadora de servicios de publicidad para las grandes, medianas y pequeñas marcas.
Además de haber cambiado de nombre, la organización se mudó a un nuevo edificio donde conviven oficinas de producción y dirección, tres salas de edición, dos de composición y un pequeño estudio para tomas de producto y casting.
La productora cuenta con un equipo de diez directores, tres productores ejecutivos y dos line producers, un equipo de creatividad conformado por cuatro personas, cuatro en el departamento de post y un departamento de prensa. Esto marca un crecimiento que no había presentado en sus 18 años de vida.

-¿Cómo resumiría la evolución de la productora a lo largo de estos 19 años?

-La productora tuvo distintas etapas, que resumiría en tres. De 1999 a 2010 fue la época de comienzo, donde empezamos a trabajar mucho de un día para el otro y a ocupar un lugar en el mercado, durante los años fuertes de los servicios de producción. 
El primer gran cambio empezó a sentirse en 2008, con una recesión mundial que, por supuesto, afectó al mercado local. El comienzo del HD, la sensación de un cambio de paradigma y en la forma de publicitar, el surgimiento de las redes sociales, el auge de los casos y la incertidumbre de hacia dónde va la publicidad derivó en este primer cambio, coincidente con el alejamiento de uno de los tres socios. Nos achicamos, nos reagrupamos y empezamos de nuevo en una casa de 250 metros cuadrados en el barrio de Saavedra. Las repercusiones de la separación societaria fueron grandes, y desde la productora tuvimos que reinventarnos y empezar de nuevo. 
Poco a poco fuimos creciendo, conquistando nuevos clientes y expandiéndonos, incorporamos a Guarna, Juan Cordoni, Nacho Gabriel, después a Watta, Ivan Vescovo, Martín Donozo y Lemon. Nos animamos a filmar en México, USA, Colombia, Brasil, España. Alquilamos un departamento hasta llegar a un cuello de botella en el que no entrábamos más, hasta que, el 3 de febrero de 2018, —luego de buscar durante 3 años— hicimos una productora con todas las de la ley, con oficinas de producción, salas de edición, piso de directores, piso de productores y un comedor y espacio de recreación en la terraza. 
Estamos expandiéndonos al mundo e intentando cada vez dar un servicio impecable en todos los aspectos y entregando piezas de calidad, a la vez que incorporamos a Claudio Prestía y Tati Charriere. Fue el cambio más grande desde que empezamos: cambiamos espacio de trabajo, logo, nombre y, sobretodo, nuestras cabezas.

-¿Qué motivó este replanteo en la forma de trabajar?
-Esto lo motivó la sola premisa de que lo que no crece se muere, la búsqueda de mejorar. Por mi parte creo que siempre quise tener una productora grande, donde se trabaje de manera cómoda, donde fluyan el trabajo y las personas, donde poder canalizar los deseos, la mezcla del arte con lo intelectual y lo productivo, la prosperidad.

-¿A qué cree que habrá que prestarle atención en el futuro?
-Yo no sé lo que va a pasar en el futuro. Lo que me atrevo a pensar es que, sobre todo en nuestra actividad, los cambios son muy rápidos y van a seguir dándose. Entonces, ¿qué puedo hacer? Estar atento, flexible, con una estructura mental y productiva ágil y liviana para poder adaptarme rápido a los cambios. Si lo hacemos bien o mal lo dirá el tiempo, el gran juez de todo.

-¿Qué le depara a Ladoble este 2018?
-Aparte de la publicidad que manejamos, tenemos por un lado proyectos de innovación en los que estamos investigando, estamos desarrollando un área de impacto ambiental y social, y también estamos con un proyecto bastante avanzado para ampliarnos en un mercado extranjero.

 

Ver todas las noticias »