MARTES | 18 de Septiembre de 2018
14.06.2018 |
EN UNA ENCENDIDA REUNIÓN

Casi un tercio de ellos se negó a apoyar el reporte de pagos, y el 17% de ellos se opuso a la reelección de Roberto Quarta como chairman.

  • La salida de Sorrell fue el tema dominante de la reunión de este año.

Dos meses después de la renuncia de Martin Sorrell como CEO de la compañía, WPP realizó la reunión con sus accionistas, quienes demostraron reticencia frente a algunas de las decisiones tomadas por el gigante publicitario.
Casi el 30% de los inversores se negó a apoyar el reporte de pagos de este año, demostrando su desacuerdo con los 19 millones de libras en acciones con los que se fue Sorrell. De manera similar, un 17% de los accionistas se opuso a la reelección de Roberto Quarta como chairman de la compañía.
La salida de Sorrell de WPP, entre alegaciones de haber solicitado trabajadoras sexuales con dinero de la compañía y haber abusado emocionalmente de compañeros de trabajo, fue el tema dominante de la reunión de este año. Roberto Quarta, por su parte, defendió el accionar de WPP, señalando que Martin Sorrell fue tratado como cualquier otro miembro de la organización cuando fueron hechas las alegaciones. En un intento de calmar la conversación que circunda esos hechos, declaró: “Entiendo que sigue habiendo preguntas, pero verdaderamente no hay nada más que podamos dar a conocer, por motivos legales”. También defendió la decisión de WPP de dejar a Sorrell con casi 20 millones de libras en acciones, explicando que la posición legal de la compañía establecía que podía perder sus premios sólo si era culpable de “mal comportamiento grave”. Sugirió que WPP entiende que hay un problema: la empresa lanzó una revisión de sus políticas.
Las posiciones de los accionistas en la reunión estuvieron divididas. Uno de ellos sugirió Sorrell merecía perder sus premios, debido a que está en proceso de fundar un potencial rival a WPP (S4); mientras que otro declaró que las acusaciones dirigidas a Sorrell eran “enteramente inmateriales”. A su vez, los inversores atacaron a la compañía por su esquema de salario, principalmente porque el bono del próximo CEO puede llegar a ser ocho veces su salario básico.
Mark Read, COO de la compañía, comentó que WPP podrá sobrevivir sin su fundador, pero que necesita de un nuevo “corazón latente”. A esto, Lindsay Pattison, chief transformation officer, señaló que hay una gran cantidad de candidatos internos.

Ver todas las noticias »