Whisky Films

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Publicidad Cannes | DIÁLOGO EXCLUSIVO CON CHARLES STONE, CREADOR, DIRECTOR Y ACTOR DE LA CAMPAÑA DE BUDWEISER y DDB CHICAGO

Por Redacción Adlatina |

El secreto de ‘Whasssup’, ganador del Grand Prix de Film

(Cannes – Por Jorge Martínez y Pancho Dondo, enviados especiales) La historia que esconde una de las campañas más exitosas del mundo en el año 2000 –ganador del Grand Prix de Film en Cannes 2000– no es como la de cualquier comercial. Fue creada hace más de dos años como un cortometraje artístico de dos minutos y medio y terminó como la imagen símbolo de la marca de cerveza más vendida de los Estad

El secreto de ‘Whasssup’, ganador del Grand Prix de Film
Stone: “Cuando filmé el primer corto, pensé que podía ser un buen aviso de teléfonos. Enseguida lo olvidé. ¡Y terminó para Bud!”.
Charles Stone tiene 34 años, nació en Washington, creció en Filadelfia y vive en Nueva York. Desde hace casi una década trabaja en el mundo de los videos musicales y filmó videoclips para músicos como Living Colour, Ziggy Marley, Jimmy Lee Vaughn y Public Enemy. Su llegada al mundillo de la publicidad es tan reciente que, según su propio testimonio, recién al llegar a Cannes anteayer se enteró de que “el festival al que estaba viajando no era el de cine, sino uno dedicado especialmente a la publicidad”. En 1995, Stone tuvo la idea de reflotar ciertos antiguos hábitos amistosos de su grupo de amigos de toda la vida y hacer con ellos un pequeño corto de homenaje. Demasiado trabajo lo mantuvo alejado de su idea hasta que, en noviembre de 1997, pudo filmarla. La edición y la posproducción, realizados en los pocos momentos libres que sus tareas de todos los días le dejaban, finalizaron recién en mayo del año siguiente. Dos meses después, en una muestra de la MVPA (Music Video Production Association), el filme fue exhibido. Desde ese momento, el cortometraje ‘True’ comenzó a ser distribuido entre buena parte de la comunidad hollywoodense y sus allegados. De ellos, uno de los más fanáticos fue George Clooney. Así fue cómo, de algún modo, el filme llegó a manos de un creativo de DDB Chicago, que lo comentó en su agencia y provocó que surgiera la idea de aprovecharlo para una campaña de Budweiser. Hoy, cuando Whasssup ya peleó el Best of Show en The One Show en mayo y recibió el Grand Clio 2000, la gran mayoría de los asistentes al festival de Cannes lo considera el inevitable Grand Prix de Film. A continuación, el diálogo según se produjo entre Adlatina.com y Charles Stone: -¿Quiere todo esto decir que el film original no tenía la más mínima intención publicitaria? -¡Ninguna! Cuando lo terminé, allá por 1998, en algún momento pensé que podía perfectamente funcionar como comercial de teléfonos. Pero en seguida lo olvidé: yo había filmado mi corto pensándolo como cine de ficción, nada más. -¿En qué términos se contactó la gente de DDB Chicago con usted? -Diciéndome que habían tenido una idea a partir de mi película ‘True’, que era llevarla de sus dos minutos y medio de duración original a sesenta segundos. Y convertirla en un comercial para Budweiser, además. -¿Usted estuvo enseguida de acuerdo? -Sí en cuanto me dijeron que su intención era respetar por completo el concepto y la integridad de la película original. Cuando escuché eso pensé que aquellos creativos realmente se merecían un reconocimiento y una parte importante del crédito si es que la idea funcionaba, porque la jugada era verdaderamente osada. -¿Cuándo se estrenó finalmente el spot? -Durante el SuperBowl de este año, en enero. Y enseguida empezó a provocar una respuesta increíble por parte del público. Hoy, en los Estados Unidos, la gente se saluda así por la calle, los diarios usan la expresión para sus títulos y textos, los periodistas joden con la expresión en la TV... -¿Tuvo algunas reacciones negativas por parte de algún grupo conservador o nacionalista? Se escuchó algún comentario que se quejaba de que la campaña no muestra la mejor cara del pueblo norteamericano... -Exageraciones. No, la verdad es que, pese a que yo temía reacciones de ese tipo, casi no existieron. Mucha gente me dijo, eso sí, que la primera vez que lo habían visto no lo habían entendido demasiado. Pero enseguida me decían que la segunda vez ya lo habían disfrutado y que la tercera se habían convertido en fans. -¿Esperaba una respuesta global como la que se está dando? -La verdad que no. Y es maravilloso. Me sorprende y me hace sentir bien que gente de distintos lenguajes y distintas culturas, que quizás ni siquiera sabe inglés, lo entienda y lo disfrute. Me sorprende también que en internet exista la posibilidad de enviar tarjetas postales con nuestras caras y nuestras voces diciendo ese ‘whasssup’ tan desagradable, que para mí no tiene nada que ver, en lo intrínseco, con Budweiser, para nada. -¿Tiene esperanzas de ganar el Grand Prix de Cannes? Quizás no sepa que aquí todo el mundo considera su campaña como un número prácticamente puesto. -No creo poder llegar a tanto. Me parece que la campaña es demasiado cerrada para un festival como éste. Es un hit, es una moda, pero no rompe nada en la historia de la creatividad publicitaria.
Redacción Adlatina


Suscripción