Gut Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Sábado 7 de diciembre de 2019

Negocios Global | ECOS DE UNA CONFERENCIA INESPERADA

Por Redacción Adlatina |

Accenture Interactive presentó en Cannes Lions a David Droga, y no al revés

(Cannes, Francia - Por enviados especiales) - El australiano, que hace dos meses vendió su agencia al gigante de origen irlandés, regresó al escenario del Palais des Festivals ―en el que supo reinar durante más de dos décadas y donde en 2017 recibió el Lion of St Mark por su trayectoria― en un rol distinto y para muchos sorprendente: casi como un invitado a una fiesta ajena.

Accenture Interactive presentó en Cannes Lions a David Droga, y no al revés
La escena casi constante de los cuarenta y cinco minutos que duró la presentación: Brian Whipple (a la derecha) argumentando y David Droga (a la izquierda) pensando. (Foto: Adlatina)

“¡Perdimos a David!”, fue el comentario decepcionado de un publicitario latinoamericano cuando salió del Lumiere Theatre.

El evento era una presentación de Accenture Interactive titulada When worlds collide: the evolution of creativity, que estuvo moderado por la periodista de The Wall Street Journal Suzanne Vranica ―editora de la sección Publicidad― y que contó con dos panelistas: el CEO de Accenture Interactive Brian Whipple y el fundador y creative chairman de la agencia Droga5, David Droga.

Cualquier asistente informado que haya llegado hasta el Lumiere Theatre se habrá sentado en una de sus butacas seguro de que iba a ser testigo de un nuevo lucimiento de la estrella de la creatividad mundial que trece años atrás decidió saltar de la corporación de la que entonces era director creativo mundial y convertirse, además, en referente para todos los que defienden la posibilidad de brillar desde una agencia independiente. David llamó a su agencia Droga5 porque esa era la etiqueta que su madre pegaba en sus prendas y objetos cuando él iba al colegio: era el quinto Droga en una familia de seis hermanos.

Desde 2006 hasta 2019, Droga5, nacida en Nueva York y que al tiempo abrió una segunda oficina en Londres, confirmó lo que muchos daban por hecho: que la luz de David Droga, convertido en empresario de la publicidad, no sólo no se había apagado, sino que brillaba aún más. Hasta que en 2017, un año antes de cumplir los 50 años de edad, recibió en Cannes Lions el Lion of St Mark, la distinción que el Festival creó para homenajear recorridos y que hasta ese momento sólo había sido entregado a publicitarios bastante mayores que él.


“No fundé Droga5 para venderla, sino para trabajar bien”

La frase fue una de las primeras que pronunció David Droga este mediodía en el Lumiere Theatre del Palais des Festivals, y quizás más justo sería decir que fue una de las pocas. Aunque suene exagerado, la sensación de quien estaba siendo testigo de ese diálogo de tres sobre el escenario era que en realidad se trataba de una entrevista de la columnista de publicidad al CEO de Accenture Interactive, con la presencia simpática y demostrativa del protagonista de eso de lo que ellos estaban hablando: la metamorfosis del gigante de la consultoría en un player multinacional que hasta ahora la industria publicitaria mundial no contaba entre sus jugadores.

El debate inicial se centró por momentos en la frustración de las expectativas que ciertas etiquetas generan. “¡Momento, Accenture es una consultora, no puede entender nada de creatividad!”. “¡Ey, Droga5 es una agencia creativa, no puede entender nada de negocios!”. Ante esa mirada prejuiciosa, tanto Droga como Whipple insistieron en lo mismo: para ellos, está bastante claro que esas etiquetas ya no son válidas. ¿Qué significa hoy ser una consultora? ¿Por qué es necesario mantener ese tag?

Pero cada vez que las miradas de la periodista se posaban claramente en él, Droga lanzaba frases que pretendían sonar convincentes a oídos escépticos, tales como “queremos ser los mejores en una industria en contracción”; o “somos un negocio de ideas; sin ideas no existimos; pero antes somos un negocio”.

Ante todo eso, la sensación de quien estaba siendo testigo se acercaba casi a una dramatización de lo que los medios (en este caso, The Wall Street Journal) y la industria (representada por Accenture Interactive) están haciendo con el talento (Droga5, claro). ¿Qué talento personal podrían estar exhibiendo desde el escenario en ese momento Suzanne Vranica y Brian Whipple? Probablemente ninguno, pero parecían tener la sartén por el mango. ¿Y qué talento podía haber exhibido desde allí David Droga? Probablemente infinito, pero no sólo no se le nota, sino que parece un convidado de piedra, sin voz ni voto.

Como ejemplo de cierre, un botón: cuando alguien por las redes preguntó ―pregunta que leyó la periodista de su tablet― “cuando llegue el próximo brief, ¿quién se pondrá a trabajar, Droga5 o Accenture Interactive?”, David Droga sólo miró al techo y murmuró “bueno, depende”, pero la respuesta completa la dio Brian Whipple. Es cierto, en realidad fue más bien una no respuesta, como la de Droga, pero fue quien se tomó el tiempo para contestar y argumentar... como en toda la conferencia.

“¡Este no es el fin de las agencias creativas!”, exclamó Droga casi cuando comenzaban los aplausos. No sonó muy convincente.

Redacción Adlatina


Suscripción Adlatina magazine