Gut Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Martes 17 de septiembre de 2019

Publicidad Global | JWT PRESENTÓ UNA NUEVA EDICIÓN DE “THE FUTURE 100”

Por Redacción Adlatina |

100 cambios y tendencias para observar en 2015

Amazon abre un negocio a la calle, se popularizan las vacaciones sin tecnología, la danza se hace viral y Corea del Sur emerge como la meca de la belleza mundial. Estos y otros conforman una lista de aquellos fenómenos culturales, tecnológicos y sociales que ninguna marca debe dejar de observar, según JWT. En la nota, las 100 tendencias del año que viene.

100 cambios y tendencias para observar en 2015
Portada del reporte “The future 100: trends and change to watch in 2015”.

Se acerca 2015 y llega el momento de bucear en las últimas tendencias y cambios que se dan en el globo. JWT, con su compendio The future 100: trends and change to watch in 2015, anticipa hábitos, tecnologías, conceptos e insights que florecerán durante el próximo año a través de diez categorías: Cultura, Belleza, Marcas, Alimentos y Bebidas, Innovación, Estilo de Vida, Lujo, Ventas, Sustentabilidad y Tecnología.

La información contenida en este informe incluye algunas esperadas, como el boom de los smartphones económicos hasta el uso de hongos y bacterias para objetos biodegradables que no se fabrican sino que se cultivan en laboratorios. Entre otras novedades, crece el número de millennials abstemios y ganan espacio las dietas como Paleo y Alto Vegano.

 

Los 100 cambios y tendencias para 2015

 

Cultura

Megalópolis: Se espera que Chine sume 300 millones de habitantes a sus centros urbanos. Durante los próximos 10 años, la riqueza china se concentrará en las ciudades de Beijing, Tianjin, Guangzhou, Chongqing, Shenzhen y Hong Kong.

Nuevo feminismo: Goldie Bloxz, Forzen, el discurso de Emma Watson en la ONU y el viral de Sarah Silverman son la muestra de que el feminismo tiene cierta centralidad en el discurso popular. Pero no se trata de un feminismo antagonista, sino uno que habla sobre la comunidad, el empoderamiento y la confianza.

Seres mortales: Los consumidores se fijan cada vez más en su vida, su salud y su destino. Al muchos vivir en sociedades agnósticas, esto se expresa por el culto a la salud.

Chicos conectados: Los menos de 10 años son tecnológicamente más acanzados que sus hermanos adolsecentes. Su familiaridad con la tecnología y sus expectativas con respecto a ella, van mucho más allá que en el resto de las generaciones.

Millennials abstemios: No solo beben menos que sus mayores sino que cuidan más su salud. Emergen espacios como Redemption, un bar de Londres que no ofrece alcohol pero sí sesiones de Yoga.

Reconversión de una población envejecida: Crece la valoración de la fuerza y tenacidad de los trabajadores mayores. El interés de las compañías, hasta ahora centrado en los Millenials, comienza a abrirse.

El año de las secuelas: Cara combatir la caída de la asistencia a los cines, los estudios vuelven a apostar a los clásicos y sus secuelas para generar mayor atracción. Vienen Taken 3, The Fantastic Four, la cuarta película de la saga Jurassic Park, más de Avengers y hasta una Cenicienta de Disney adaptada a los tiempos de 2015.

Bacteria chic: Microorganismos como bacterias y hongos renuevan su imagen como insumos de productos que se desarrollan en laboratorios. Se los conoce como los growables.

Diseño universal inteligente: Los consumidores –especialmente los millennials– exigen diseños cada vez más inteligentes basados en principios de sustentabilidad y comportamiento ético.

Womenomics – Una nueva definición de poder: Con el avance de las mujeres en el mundo de los negocios, crecen nuevas nociones para conceptos como el poder y el éxito.

Espacios públicos experimentales: El paisaje urbano se torna un lugar interesante para el retail interactivo, juegos vinculados a la ubicación espacial y la experiencia con marcas en el marco de la vida cotidiana.

Aspiraciones reales: YouTube, Tumblr e Instagram están cambiando el lenguaje visual de las celebridades en su vínculo con los millennials. Sin maquillaje, despeinados y sobre todo, en imágenes sin edición… al menos en apariencia.

Vanguardia de la danza: Las marcas ya han utilizado la música y la comedia para generar contenidos virales. Llegó el turno de las coreografías.

Broadcast gaming: El consumidor llega al centro de la escena en los contenidos que son cada vez más masivos, comenzando con los juegos en plataformas como Twitch, pero llegando a libros, música, videos y publicidad.

Celebridades del backstage: Los social media otorgan visibilidad a diseñadores de moda tanto como a los demás talentos que suelen estar detrás de bambalinas como maquilladores y peluqueros.

Juegos intelectuales y artísticos: Se centran en el aprendizaje, la experiencia y la actualización. La lógica de los juegos se aplica a otros ámbitos como la música o la venta minorista.

Salven nuestras subculturas: Los social media permiten encontrar tendencias y nichos con cierta facilidad, pero lagunas marcas y celebridades lo hacen de una manera oportunista y cínica que despierta el rechazo de los consumidores.

Alta cultura digital: La alta cultura se abre a las nuevas tecnologías y a audiencias más masivas. Las instituciones de arte más destacadas investigan la cultura digital y su impacto.

La experiencia se hace oscura: Los consumidores se hacen más sofisticados y dan lugar al experimentalismo. Sorprenderlos es cada vez más difícil, aunque se sienten atraídos por salir de su zona de confort.

Las celebridades son socios para los negocios: Surgen famosos que crean marcas propias sobre estilo de vida con las que logran monetizar su influencia en forma directa. Su colaboración con marcas genera un efecto aureola entre el media buzz y la promoción.

Mipsters: Se trata de la redefinición de la mujer joven musulmana en contacto con el mundo hipster. Ellas son cada vez más visibles a la vez que crecen los nuevos mercados de cultura islámica como Malasia e Indonesia.

Las celebridades como líderes del pensamiento: Crece el apetito hacia las conferencias y los eventos en vivo, donde se propicia el interés de la audiencia en el liderazgo de las celebridades a partir de sus ideas.

 

Belleza

Carbón: Los minerales se están convirtiendo en un punto central para salud y belleza tanto para la ingesta, por ejemplo, en jugos; como para su aplicación externa, como en maquillaje.

El repollo y la ola de belleza de la superfood: Junto con los jugos fríos, se trata de un fenómeno entre los consumidores que buscan verse y sentirse bien por su gran cantidad de nutrientes.

Belleza surcoreana: El país crece entre los nuevos centros de influencia. En la categoría belleza, se destacan los países de Oriente.

El estrés y los hábitos digitales: Algunas investigaciones alertan sobre los trabajos estresantes y el excesivo uso de la tecnología, especialmente entre los millennials.

La nueva ola de las beauty boomers: Las mujeres de más de 50 años se rebelan contra los estereotipos tradicionales de madurez. Representan el 50 por ciento del consumo de las categorías premium de belleza.

 

Marcas

1 a 1 – El comercio de la tercera vía: Nuevos modelos de negocio establecen una combinación entre el bien social y las ventas. Se trata de algo muy popular entre los millennials, que también aprecian a las compañías que tienen valores claros, como ocurre con Munchery, de San Francisco, California.

Marcas que hacen: Cada vez más marcas se avocan más a proyectos filantrópicos que a hablar. Por medios del social media, cuentan historias reales que exceden a los contenidos centrados en sus propios intereses.

Las Me brands: Los consumidores comienzan a percibirse a sí mismos como marcas a partir de su presencia en social media. Además, emerge el micro emprendedorismo.

 

Comida y bebida

Emprendimientos de comida 2.0: Para los consumidores, la huella de carbono es una preocupación más a parte de los valores nutricionales de la comida.

Todo prensado al vacío: Esta técnica permite conservar la pureza y la calidad de productos como la leche, el jugo o hasta productos de belleza. Junto a las comidas no procesadas, se están convirtiendo en un fetiche para los consumidores.

La lata de estaño mejorada: En tanto que los consumidores toman una actitud hacia la comida que combina la cultura popular con la alta cultura, los creativos redefinen la comida común con giros gourmet.

Comida sin culpa para llevar: En 2015, la comida rápida ética ganará terreno. Las audiencias más jóvenes aceptan a las empresas éticas que toman principios aspiracionales.

Mezcla de licores: Este año fue el de los mashups de comida y el año entrante será el de la combinación de bebidas alcohólicas. Por ejemplo, dentro de poco se lanzará Grey Goose VX, una mezcla vodka con coñac y tequila.

Fervor por el fermento: Crece el interés de lo agrio por sobre lo dulce y los consumidores adoptan recetas nuevas, de nicho y experimentales cada vez más rápidamente.

Matcha hipster: El té verde japonés matcha es la nueva bebida saludable de los hipsters. Este y otros alimentos sanos están siendo reinventados por las marcas creativas para la audiencia millennial.

Shots de bombas recargados: Así como la comida rápida se está volviendo gourmet, la industria gastronómica está reinventando platos y tragos.

Vino para llevar: Los consumidores buscan variantes para el clásico packaging de lujo, como las botellas de vidrio del vino. Se inclinan por materiales más económicos prácticos y sustentables.

Caldo de hueso – la nueva bebida caliente: Fundada en las dietas paleo, que combinan distintos tipos de carne en sus platos, el caldo avanza.

Alto vegano: La oferta de comida saludable y responsable sin carne se hace cada vez más masiva.

 

Innovación:

Envejecimiento – La próxima frontera del Silicon Valley: En el centro tecnológico de Estados Unidos, crece el interés en retrasar el envejecimiento. Por ejemplo, Google desarrolla Calico, una compañía de biotecnología dedicada al asunto.

Internet táctil: Crece el interés por la tecnología táctil y su implementación para que internet se conecte con la acción física.

El juego cercano y lejano: Las compañías se fijan en el corto plazo y en una visión macro, lo que podría tener consecuencias para el modelo de negocio en el largo plazo.

La impresora 3D crece: Todavía no están disponibles para el público masivo, aunque varias marcas ya comercializan productos impresos. Nuevos servicios que ayuden a regular algunos de los problemas en torno a las impresoras 3D ayudarían a que se amplíe la adopción.

Agrandando los dolores – El dilema moral del Silicon Valley: En la última década florecieron nuevos negocios, gigantes y disruptivos como Uber y Airbnb. Con su crecimiento también se ha desarrollado una cultura corporativa responsable, exigida por los consumidores.

Un banco desbancarizado: Luego de la digitalización del dinero, se acerca un mundo sin bancos físicos. También emergen opciones financieras no tradicionales para atender con fines solidarios a las poblaciones que no han sido incorporadas al sistema bancario.

 

Estilo de vida:

La era del ahora: La búsqueda espiritual de los jóvenes se hace más visible pero avanza por fuera de los canales tradicionales. Por este motivo, se promueven conceptos de productos, medios y comercios que lo presentan de una forma cool.

La nueva imagen de Los Ángeles: Históricamente, se la vinculó al entretenimiento. Ahora cultiva su imagen como un centro de innovación, moda y tecnología. Como en este caso, el eje de influencia tradicional de las ciudades está cambiando.

Llegó el brogawear: El acercamiento de los varones al yoga está atrayendo la atención de las marcas. Ahora, ambos sexos invierten en bienestar.

Impulso aventurero: Los consumidores priorizan las experiencias por sobre las cosas. Las marcas inteligentes están logrando conectar sus productos con vivencias.

Incremento en el ahorro y las donaciones: Las apps de los bancos y los pagos móviles están impulsando los ahorros y las donaciones. Por otro lado, los millennials no son ahorristas eficaces.

Marcas deportivas – un nuevo nicho: La inversión de los consumidores en indumentaria deportiva crece y apunta hacia los productos premium.

El renacimiento del surf: En el mundo de los negocios se lo ve como una disciplina que envuelve al cuerpo y a la mente, se conecta con los elementos como si fuera una forma de meditación.

Choques en la crianza: Surge una nueva noción de la crianza con una prioridad hacia los padres y una visión menos idealizada de los hijos.

La atención en los negocios: Crece el uso de la meditación en el entorno laboral, con efectos en el desarrollo de la carrera profesional y mejoras en el espacio de trabajo.

 

Lujo

Lujo y womenomic: En la medida que más mujeres se insertan en el mundo del lujo, las marcas que tradicionalmente hablaban a los hombres deberán encontrar nuevos productos, voces y formas de acercarse a este sofisticado y creciente segmento.

El ecommerce y la frontera asumida pero no tocada: Los consumidores de la categoría lujo zona fines a las compras vía mobile, pero hasta ahora, la industria del lujo no ha avanzado en este tema.

Crece el masstige de lujo americano: Aunque en Estados Unidos las marcas de lujo gozan de buena salud, en China se las percibe como exóticas y en Europa como tradicionales.

 

Retail

Un retail artístico para los mercados masivos: Las marcas de moda no pueden seguir sosteniéndose solo por tener estilo y ser económicas, también debe ser inteligentes.

La tienda de Amazon: Con un poco de retraso respecto de sus competidores, Amazon se aventura con un comercio a la calle. Aunque a los consumidores les gusta cada vez más comprar online, también les agradan las experiencias in-store.

La boutique masiva: Los consumidores buscan las marcas de nicho, independientes, artesanales y con un branding pulido.

El comercio tipo BuzzFeed: La personalización prima por sobre una amplia diversidad de opciones entre las que el consumidor no sabe cuál elegir.

Shoptainment: El entretenimiento se envuelve con el retail, los juegos, los contenidos y la publicidad. Por ejemplo, Amazon produce sus propias series de entretenimiento.

Pagos físicos: Las formas tradicionales de pago quedarán obsoletas frente a las nuevas posibilidades de la tecnología. Pronto, solo necesitaremos nuestro cuerpo para concretar una transacción.

24/7 – Horas ilimitadas: Internet y la globalización están borrando las fronteras que mantenían a ralla los horarios laborales y las compras.

Sin marca, sin estación y sin diferencia de géneros: Los límites de la moda se deshacen con la globalización y una confianza híperindividualista.

Amazon y Alibaba intercambian territorios: Cada uno se expande e ingresa en el territorio del otro. La pregunta es cómo diferenciarán su oferta.

Celebrando la soltería: Jornadas como el Black Friday o el Single’s Day, de Alibaba, se difunden entre países por la globalización.

Cohorte de concepto: Los formatos de los comercios buscan abastecer el deseo de los consumidores por algo curado, como en el retail, que se busca un formato magazine, que se actualiza y cambia regularmente.

Templos visuales: Muchas marcas de lujo reducen a cero sus categorías de ingreso y las convierten en verdaderas banderas teatrales. Por ejemplo, Chanel lanzó templos de belleza y fragancia, que incluyen interiores de lujo y tecnología digital.

Aplicaciones de consolidación: La cantidad de apps en la vida de los usuarios explotó en el último tiempo. En adelante, los consumidores buscarán aplicaciones de compra del tipo ventanilla única.

 

Sustentabilidad

Limpiando la práctica de lavar: Los consumidores se informan más acerca de productos químicos y desean cuidar el agua.

Reinventando el reciclado: La reutilización gana adeptos y las marcas utilizan estrategias de reciclado innovadores como plataformas de marketing.

Ciudades con prioridad para bicicletas: Cada vez más ciudadanos alquilan autos para momentos específicos y en el día a día los sustituyen con la bicicleta. Este fenómeno está cambiando la cultura urbana.

Hospitalidad circular: Los consumidores perciben más el impacto en el medio ambiente de las cadenas de comida y empiezan a ajustar sus hábitos.

 

Viajes:

Un lago recorrido con bajo costo: Las aerolíneas de bajo costo crecen por explotar el pedido de los viajeros de recorrer grandes distancias por poco dinero.

Turismo del bienestar: Tanto los baby boomers como los millennials priorizan la salud y el bienestar incluso en sus viajes.

El resurgimiento de Dubai: Se ha convertido en la ciudad para los consumidores de lujo y recibe crecientes oleadas de turistas chinos.

Conexiones de viaje: Cada vez más pasajeros buscan autenticidad y networking en sus viajes.

Arte de aeropuerto y más: Los aeropuertos se están convirtiendo en centros claves para el retail, el lifestyle y el ocio.

Viajes sin tecnología: Los consumidores buscan controlar sus hábitos tecnológicos. Se concentran en períodos de tiempo sin tecnología para relajarse.

Turismo de liderazgo del pensamiento: El turismo se convierte en un momento para estimular la mente, la conciencia y las habilidades.

 

Tecnología

Smartphones éticos: Cada vez más fabricantes brindan un mayor acceso a cómo se hacen sus productos.

Pagos peer-to-peer: Snapchat, Venmo, cada vez más servicios digitales permiten hacer pagos directos entre usuarios.

Xiaomi: Es una de las marcas de los mercados emergentes del BRIC que está impactando en el escenario global.

Sabrosa criptomoneda: La aplicación que finalmente popularizará el uso del bitcoin parece llamarse Circle, pero no es la única.

La creación de contenido profesional se hace móvil: Los smartphones permiten capturar imágenes y sonidos de alta calidad, entre otras capacidades técnicas.

Prótesis, mejoradores de desempeño, exoesqueletos y smart fabrics: La conectividad inteligente llegará pronto a la fábrica de ropa donde los wearables, que monitorerán a als personas además de convertirlas en súper humanos.

Invisibilidad premium: El manejo de la reputación y la huella digital de los usuarios se vuelve de una importancia superlativa. Podría convertirse en un servicio de lujo.

La muerte de las cookies?: Los consumidores se mueven entre dispositivos y hacen que medir las respuestas y la efectividad sea más difícil.

Celebrando la serendipia: Existe tensión entre lo que ofrecen el retail predictivo y la publicidad, y el azar y la sorpresa. Lo automático y predictivo seguirá evolucionando.

Tecnología cognitiva: Aunque todavía falta para una inteligencia artificial interesante, los sistemas intuitivos avanzan a paso firme.

Con el móvil, todos e convierte en un portal al mundo: Los smartphones se convierten en el canal elegido para comprar, compartir y buscar. Con Internet en las cosas, todo se conecta al móvil, como los elementos del hogar.

Un smartphone económico y aspiracional –  Obi: Una oferta para millennials, que cada vez dan más importancia al diseño.

Los negocios miran hacia la nube: Marcas, consumidores y gobiernos migran hacia una concepción de la tecnología como servicio.

Oculus Rift – ¿el próximo Skype?: Entre los expertos, hay expectativas en cuanto al potencial que tiene este casco de realidad virtual para revolucionar el mundo de los juegos, el retail y el entretenimiento.

 

Tech-tacular: El big data se potencia con el internet en las cosas. Se espera que emerjan instalaciones y plataformas que exploten la tecnología para conquistar al consumidor.

Redacción Adlatina


Suscripción Adlatina magazine