Gut Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Lunes 14 de octubre de 2019

Publicidad Perú | HACE 15 DÍAS, UN ACCIDENTE EN UNA FILMACIÓN PROVOCÓ UNA OLA DE IRA NACIONAL

Por Redacción Adlatina |

JWT y su cliente Cusqueña atraviesan uno de sus momentos más difíciles

Todo comenzó el viernes 8 de septiembre, cuando, a la una del mediodía y mientras la productora Cecilia Castillo Producciones preparaba una toma en plenas ruinas de Machu Picchu, un accidente desafortunado dañó una de las aristas del Intihuatana, el reloj solar de los incas, la piedra de los 14 ángulos, pieza clave de ese templo sagrado, objeto de veneración para la mayoría de los peruanos. La age

JWT y su cliente Cusqueña atraviesan uno de sus momentos más difíciles
El Intihuatana o reloj de sol incaico. Foto del diario Expreso de Lima.
Quien tal vez haya sintetizado mejor el sentimiento de gran parte del pueblo peruano –y, sobre todo, cusqueño– sobre el desafortunado accidente que ocurrió durante la filmación de un spot para la cerveza Cusqueña en plenas ruinas de Machu Picchu es el lector Wilfredo Ardito Vega, quien el sábado 16 de septiembre envió al periódico limeño Expreso la siguiente carta: “Señor Director: La empresa J. Walter Thompson ha pretendido excusarse en una carta –que Expreso ha publicado en la sección de Opinión del 15 de setiembre– por el atentado contra el Intihuatana. Pero, recordemos un poco: la publicidad de Cerveza Cusqueña, a pesar de ese nombre, presenta exclusivamente personas de rasgos blancos y rubios, que en nada tienen que ver con los cusqueños de carne y hueso y mucho menos con los cusqueños que elaboraron la piedra de los 14 ángulos o el Intihuatana. Inclusive en una publicidad aparecida hace dos años, dos personas blancas iban a beber cerveza en la playa y le entregaban el celular al barrendero, de rasgos andinos...¿esa es la manera en que se defiende la cultura andina? ¿Esa es la forma en que se respeta el pasado incaico? No se puede elogiar a los peruanos del pasado si se menosprecia a los peruanos del presente, al punto que no aparecen consumiendo el producto que se anuncia. Por lo tanto, el desprecio que han mostrado Cervesur y la agencia publicitaria hacia nuestro patrimonio cultural ya tenía una larga trayectoria. Firmado: Wilfredo Ardito Vega. LE 06522399. Correo electrónico: wilfredo@idl.org.pe”. La carta de J. Walter Thompson a la que el señor Vega se refiere expresaba lo siguiente: “Señor Director: Desde hace 12 años venimos trabajando para Cervesur, convencidos que las manifestaciones de la cultura cusqueña, pasadas y actuales, son un valor importante a destacar en la ejecución de la publicidad de cerveza Cusqueña, porque refuerzan con orgullo el origen de la marca, contribuyendo adicionalmente a incrementar la difusión de los atractivos del Cusco en todo el país e incluso en el extranjero.
A lo largo de todo este tiempo las casas productoras que contratamos para la grabación de los comerciales de televisión han cumplido, siempre profesionalmente, con las normas y requisitos establecidos por las autoridades, y hemos demostrado, con esmero, el respeto que como peruanos sentimos por nuestro patrimonio cultural.
El pasado viernes 8 de setiembre, durante la filmación de un nuevo comercial –dentro de la misma línea antes mencionada– una falla mecánica en uno de los equipos de la casa productora contratada ocasionó involuntariamente un accidente que dañó un fragmento de la piedra Intihuatana y la salud del camarógrafo montado en la grúa.
Lamentamos, como todos los peruanos, este infortunado suceso y comprometemos nuestra participación para el esclarecimiento de los hechos. Apoyaremos respetuosamente las decisiones que tomen las autoridades pertinentes con el fin de contribuir a la restauración del daño producido.
J. Walter Thompson Peruana”.
La piedra, según informó Gustavo Manrique Villalobos (director departamental del Instituto Nacional de Cultura INC-Cusco, institución que a partir de este hecho está siendo fuertemente criticada y acusada de co-responsable) ya comenzó a ser reconstruida, pero lo que seguramente llevará más tiempo recomponer será la imagen de la agencia y, fundamentalmente, la de la marca, elaborada por la empresa Backus & Jhonston. El accidente, que fue protagonizado por una grúa, provocó que el INC-Cusco y su director, Manrique Villalobos, denunciaran penalmente a la productora de Cecilia Castillo, encargada de realizar el comercial. Según el funcionario, “la productora Castillo no tenía autorización para ingresar al santuario con grúas, sólo con equipos manuales y 30 personas; sin embargo, ingresó la grúa luego de desarmarla y camuflarla en bolsos”. Manrique responsabilizó casi exclusivamente a Castillo, quien, agregó, se comportó en forma “prepotente y abusiva con los dos vigilantes que le prohibieron el uso de la grúa en la zona”. A todo esto, el material filmado continúa confiscado en la comisaría correspondiente. La última novedad al respecto es el comunicado que J. Walter Thompson Worldwide publicó el lunes 18 en su website, titulado “Statement on Cusqueña Beer Commercial in Peru”. En él, tras aclarar que la relación entre JWT Peruana y Cusqueña tiene doce años de antigüedad, se indica, entre otras cosas, que: • la campaña publicitaria de la cerveza Cusqueña rinde homenaje a las tradiciones y tesoros del Cusco; • la cerveza ha alcanzado un prestigio nacional precisamente porque su publicidad siempre pulsó las cuerdas culturales que más llegan a los consumidores; • todos los permisos pertinentes para la filmación estaban obtenidos, lo mismo que para la utilización de los equipos; • al revés de lo que indicaron muchas versiones periodísticas, no hubo violación alguna con respecto a las horas en que el equipo de producción tenía permitido rodar o al equipo usado; • en ningún momento hubo en el lugar una botella de cerveza, ni filmada ni en uso; • ciertamente, el reloj de sol jamás fue “transformado en un bar” como se escribió por ahí; • de hecho, un cuadro final con el pack de producto suele ser agregado a los comerciales en postproducción; • JWT está trabajando con el gobierno y no ha recibido ninguna acusación de violación; • JWT Peruana tiene una larga historia de publicidad en servicio del bien común y es socialmente responsable y respetada como miembro de la comunidad económica peruana, lo mismo que su cliente; • entendemos la profundidad de los sentimientos que mucha gente tiene por la preservación de estos tesoros históricos y entendemos la preocupación expresada; • seguiremos actualizando esta información en nuestro website, como prometimos. El tema no está terminado ni mucho menos. Como quedó dicho, Adlatina.com intentó comunicarse con la agencia, pero el director de la agencia se encontraba de viaje y nadie pudo hacerse responsable de emitir una opinión sobre lo ocurrido. La versión completa, en su inglés original, del último comunicado de JWT Worldwide, puede leerse accediendo a este link e ingresando al canal News.
Redacción Adlatina


Suscripción Adlatina magazine