Marketers Top
Crema 2021 TOP

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Lunes 6 de febrero de 2023

Cine Publicitario Argentina | EL REALIZADOR INGRESÓ A LA PRODUCTORA EN FEBRERO DE 2020

Por Redacción Adlatina |

Álvaro Stocker: “Es un gran momento para los directores emergentes”

Adlatina conversó con el director de Rebolución: el profesional hizo un balance de su trabajo y señaló en qué situación se encuentra la industria.

Álvaro Stocker: “Es un gran momento para los directores emergentes”
Álvaro Stocker: “Siento que a veces logramos sacar adelante proyectos por el empuje y las ganas de filmar, de salir a la cancha”.

―¿Podría hacer un balance desde su llegada a Rebolución hasta el momento?
―Uf, entré a Rebolución en febrero de 2020, justo cuando la pandemia dejó al mundo dado vuelta y con más dudas que certezas. Son tiempos difíciles para hablar de balances, pero es positivo, claro que sí. Rebolución es una productora que me abrió las puertas, que entendió mi trabajo y me dio herramientas para seguir formándome como director. Hoy para mí es muy importante contar con el apoyo de una productora que pueda entender virtudes y defectos por igual, para poder dar el espacio y el empuje necesario.
―¿Cómo definiría su trabajo?
―Creo que en el corazón y la energía que le pongo a cada proyecto está la forma que lo define. Trato de respetarlo y potenciarlo siempre. Mi trabajo es muy heterogéneo, tengo una versatilidad que viene forjada de filmar de muy chico, desde un video casero con amigos, un video para una ex novia, un cortometraje con un celular. Creo que esas ganas de filmar, de contar historias y esa inquietud son las que me llevaron e impulsaron a seguir hasta hoy haciendo lo que amo. Estudié cine, pero a mí me funcionó salir con una cámara a la calle, encontrarme con desafíos reales y no quedarme sólo con teoría escrita en un libro.
―¿Considera que tiene un estilo marcado o un sello personal?
―El trabajo de cada director es único y tiene sello personal siempre. Creo que de eso se trata dirigir, de dejar una parte de uno en un film. Puede gustar, hacer reír, llorar, llevar a la reflexión, pero siempre va a tener el sello personal del director o la directora. Creo en el estilo como una manifestación de la personalidad, hay personas con carácter, otras tímidas, soñadoras o arriesgadas. En mi caso, mi estilo o sello personal sería el dinamismo a nivel visual y narrativo, que vienen de la inquietud que me caracteriza, mental y física, y eso lo traslado siempre a lo que filmo. Por otro lado, soy una persona muy sensible y me gusta siempre encontrar una carga emotiva en la imagen, que lo que vea y escuche me lleve a algún lado, que me despierte algo. Busco emociones dentro de mí.
―¿Qué tipo de trabajos le interesa hacer?
― Los que me permiten poner mucho de mí y dejar algo en otros. No me gusta filmar por filmar, siento la necesidad de siempre conectar con lo que estoy viendo a través del lente. Puede ser un comercial, un videoclip, un documental, un fashionfilm o un cortometraje. Hice de todo pero creo que el denominador común del tipo del trabajo que me encanta es en el que logro una conexión que me lleva a vibrar de una manera muy genuina. Suelo encontrar eso en el guión o en el concepto de un comercial, cuando hay una idea, algo más que solo vender un producto. Suena un poco volado pero va por ahí. Dirigir es trabajar en equipo y los mejores resultados se logran cuando esa vibración se conecta con la de otras personas en un equipo, ahí sucede la magia.
―¿Cómo ve la industria luego de un año complicado como 2020?
―Intentando recomponerse, tras un año tan duro. Creo que, mirando el lado bueno, es un gran momento para directores emergentes, que siento que a veces logramos sacar adelante proyectos por el empuje y las ganas de filmar, de salir a la cancha. Hoy más que nunca creo que hay que ser muy creativos a la hora de hacer devoluciones, entendiendo las complejidades y las limitaciones de los tiempos que corren.
―¿Qué representa para usted ser parte de un equipo talentoso de realizadores?
―Orgullo, felicidad, un poquito de presión. Algo importante en nuestro rubro es nutrirse y ayudarse entre colegas. Todos pasamos por las mismas inseguridades, momentos arriba y otros muy abajo. Lamentablemente es un rubro muy dependiente de la mirada de los demás, y creo que algo muy bueno en Rebolución es la camaradería que hay entre los directores. Para mí es un honor formar parte de este equipo y tener la posibilidad de seguir aprendiendo todos los días, porque de eso se trata. De aprender, darle para adelante y evolucionar.

Redacción Adlatina


Adlatina Magazine 130