COR 2021

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Domingo 26 de septiembre de 2021

Marketing Latinoamérica | CUMBRE +CTG 2021

Por Redacción Adlatina |

¿Cuáles son las cinco dimensiones del nuevo consumidor responsable?

Margarita Casas, directora de sostenibilidad y cambio climático de PWC Colombia disertó la semana pasada en el marco del Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad y Tecnología, en el que se desarrolló la cumbre de economía naranja +CTG. Su charla se basó en la encuesta “Global Consumer Insight Pulse Survey”.

¿Cuáles son las cinco dimensiones del nuevo consumidor responsable?
Margarita Casas en +CTG: “Se destaca que los cambios en los comportamientos de los consumidores están para quedarse, es una dinámica que continuará”.

Margarita Casas, directora de sostenibilidad y cambio climático de PWC Colombia, disertó en +CTG, en el marco del Gran Foro Mundial de Artes, Cultura, Creatividad y Tecnología. Su charla se tituló Radiografía del nuevo consumidor responsable.

La profesional comenzó por responder por qué se habla de consumo responsable en la actualidad: “Es importante mencionar que nos enfrentamos a una crisis a nivel climático, ambiental y social. En esa medida, el consumo toma total relevancia. Nos damos cuenta del incremento de la deforestación a nivel global, la explosión de la utilización de plástico de un solo uso, la pérdida de biodiversidad y una crisis social. El consumidor tiene el poder porque puede decidir qué comprar, cuándo, cada cuánto, dónde y a quién”. En esa medida, explica Casas, en junio de este año los equipos globales de PWC generaron la encuesta Global Consumer InsightPulse Survey a alrededor de ocho mil consumidores de veintidós países, y en ella se determinaron cinco dimensiones: consumidores más digitales, eco-friendly, conciencia sobre la salud y bienestar, sensibilidad sobre los precios y consumo local.

Sobre la primera tendencia, Casas aseguró que más del 50% de los encuestados manifestó que se han vuelto más digitales: “Han hecho más compras online, algo que se relaciona con la pandemia, pero también con que hay una mayor oferta de productos. A esto se suma la mayor penetración de la tecnología. Es importante mencionar que los consumidores hacen compras vía online al menos una vez al día. Esto abre la posibilidad del mayor desarrollo de productos y servicios, por parte de diferentes compañías y emprendedores, con mayores posibilidades de ingreso. Esto implica un reto ambiental, en la medida en que hemos estado en nuestras casas producto de la pandemia, la cantidad de artículos ha aumentado y la frecuencia, y con todo esto el empaque para que todos nuestros bienes lleguen a nuestras casas. Es importante ver que en el aumento del consumo digital hay pros, pero también contras en materia ambiental a tener en cuenta”.

En un segundo aspecto, relacionado con los consumidores más conscientes del impacto que los productos y servicios pueden tener a nivel ambiental y social, se puede mencionar que el 50% se ha vuelto más consciente frente a la encuesta anterior, hecha seis meses antes, y también manifiestan que tienen una preferencia por marcas que han desarrollado iniciativas sobre productos sostenibles. Al respecto, Casas aseguró: “Es importante mencionar que esto se hace desde el punto de vista del consumidor, pero las compañías y los productores de bienes y servicios también son conscientes de este aumento en la preferencia por parte de los consumidores”. En su presentación, Casas explicó que, en ese sentido, hay compañías que han empezado a aprovechar esa oportunidad en el mercado. Por ejemplo, Adidas, que ha desarrollado alianzas y cambios en sus procesos productivos y en su listado de materias primas para producir zapatillas con plástico recogido en zonas costeras.

Si se habla de la conciencia sobre la salud y bienestar es importante mencionar que el 25% de los consumidores manifiesta que están preocupados por los aspectos de salud y seguridad cuando van a tomar una decisión de compra. El 55% de los encuestados manifiesta tener mejor salud ahora que antes, en la encuesta realizada seis meses antes por PWC, y este porcentaje es más alto comparado con quienes no trabajan desde casa. Desde el punto de vista del productor se ven oportunidades  en generar servicios y productos que satisfagan la necesidad de salud y bienestar.

Es importante el desarrollo del mercado de bienestar y el consumo, porque hay una gran oportunidad económica, de hecho el sector está creciendo entre el 5% y el 10% cada año, pero adicionalmente el hecho de que las personas tengan una mejor salud y estén mejor alimentadas también contribuye con el gasto público de los países.

El cuarto punto, la sensibilidad de precios, sigue siendo la razón principal por la que los consumidores se están inclinando. “Es importante decir que el hecho de que haya una alta sensibilidad sobre los precios también implica que de alguna manera los consumidores están asociando precios altos con productos sostenibles, lo cual dificulta la inclinación hacia ese tipo de productos”. Un 44% de los encuestados este año manifiesta que los productos sostenibles son más caros. Sin embargo, los productores también han visto esta necesidad y hay ejemplos concretos que demuestran que un producto sostenible o ambiental o socialmente responsable no necesariamente es más costoso. Es importante considerar el precio y productos y servicios socialmente responsables, estos dos aspectos no se contradicen.

Por último, el consumo local busca acercar al productor y al consumidor. El 43% de los consumidores se ha vuelto más local, y aumentó el porcentaje de consumidores que manifiesta que están apoyando negocios locales.

Para concluir, la profesional manifestó: “Estos son cinco puntos en los que se observa un cambio en los consumidores o en la percepción que se tiene de ellos y en la forma en que están tomando decisiones, muchas se ven influenciadas por la pandemia. Se destaca que los cambios en los comportamientos de los consumidores están para quedarse, es una dinámica que continuará y hay mucha oportunidad para los diseñadores de productos y servicios y para los que determinan cómo serán las cadenas de producción y transporte, pero también para aquellos que promocionan y publicitan los productos”.

Redacción Adlatina


Adlatina Magazine 122