Marketing Cannes

EN EL MARCO DE CANNES LIONS 2024

Patrick McGinnis: “La gran cuestión es ¿cuántos conceptos y palabras duran veinte años?”

En mayo de este año el FOMO cumplió veinte años, desde que el entrepreneur publicó, en Harbus, el artículo “Social theory at HBS: McGinnis’ Two FOs”, y propuso el entonces flamante término. A continuación, repasa su historia y cómo se vive el FOMO en Cannes.

Patrick McGinnis: “La gran cuestión es ¿cuántos conceptos y palabras duran veinte años?”
McGinnis: “Definir el FOMA como un sentimiento casi exclusivo de los marketers ha ayudado a crear conciencia sobre la importancia de mantenerse actualizado en un entorno digital en constante cambio”.


En un posteo en LinkedIn hablando del aniversario de FOMO, usted comentó que, aún si aquel día no hubiera publicado esa nota ni inventado la palabra, probablemente sentiría FOMO, aunque no tuviera un nombre para llamarlo. ¿Cuántos sentimientos comparables, vinculados al avance de la tecnología y de los cambios en los comportamientos sociales, supone que pueden ya existir y necesitan aún ser bautizados? (Obviamente el pedido no es que los identifique y los bautice, porque ya lo hubiera hecho sin este pedido, sino que reflexione sobre la evolución en paralelo de las necesidades humanas y los cambios sociales).


Lo que muchos no saben es la historia detrás del FOMO. Yo estaba viviendo en Nueva York en el otoño de 2001 y viví de cerca la experiencia del 11 de septiembre. Después de la tragedia de las Torres Gemelas, decidí que quería vivir la vida al máximo y no perder ninguna oportunidad. Poco tiempo después, cuando ingresé a la Harvard Business School, adopté una postura de tratar de experimentar todo, desde oportunidades laborales y profesionales hasta fiestas, viajes y mucho más. Sin embargo, pronto me di cuenta de que ese estilo de vida, aunque divertido, era estresante y me generaba mucha ansiedad debido al miedo de perderme algo entre las muchas oportunidades que ofrecía Harvard. Así que inventé una expresión: "Fear of Missing Out" (miedo a perderse algo), y la expliqué en mi artículo. El resto es historia.


Ahora pensemos en lo que ha pasado desde ese entonces. La tecnología es una fuerza que influye en la sociedad en cada nueva ola: sea internet, redes sociales, criptomonedas, IA generativa, vemos cambios sociales y emocionales que tal vez van a también requerir un nuevo vocabulario, nuevos términos y expresiones. De hecho, se ve que internet misma sirve como un crisol para nuevos conceptos en la nueva cultura global. Piense en los memes, que son una forma súper importante de comunicar entre los jóvenes: cualquiera es candidato para ser el próximo fenómeno estilo FOMO. La gran cuestión es ¿cuántos de estos conceptos y palabras van a durar veinte años? Este es el desafío principal, ya que la cultura digital evoluciona tan rápidamente que pocos conceptos permanecerán relevantes por mucho tiempo.


El FOMA, el temor a perder audiencia, surgió el año pasado como una iniciativa conjunta entre usted y Mercado Ads. ¿Qué balance hace hoy, qué impacto tuvo en el mercado la iniciativa de definir el FOMA como un sentimiento casi exclusivo de los marketers?


El FOMA, Fear of Missing Audience, o el temor a perder audiencia, surgió como una iniciativa conjunta con Mercado Ads el año pasado, y desde entonces ha generado un impacto significativo en el mercado. Definir el FOMA como un sentimiento casi exclusivo de los marketers ha ayudado a crear conciencia sobre la importancia de mantenerse actualizado en un entorno digital en constante cambio. Ha generado conversaciones importantes sobre cómo los profesionales de marketing pueden adaptarse y evolucionar para satisfacer las demandas de una audiencia cada vez más exigente y volátil. Desde su presentación hemos visto cómo el concepto del FOMA ha resonado en la industria e inspirado a los marketers a tomar medidas proactivas para evitar quedarse obsoletos. Ha sido gratificante ver cómo las empresas han comenzado a priorizar la innovación y la actualización continua como parte integral de sus estrategias de marketing. En última instancia, el balance es positivo: el FOMA ha impulsado un cambio cultural en la forma en que los profesionales de marketing abordan el desafío de mantenerse relevantes en un mundo digital en constante evolución. Además, el concepto del FOMA ha sido fundamental para generar empatía con los marketers. Según Forbes, ninguna posición en la alta dirección ejecutiva ha sido más afectada e influída por los cambios a nivel micro, macro y socio/cultural/económico que la del CMO. En este contexto, el FOMA no sólo se trata de evitar la pérdida de audiencia, sino también de comprender las presiones y desafíos únicos que enfrentan los profesionales de marketing en un entorno empresarial en constante cambio. Al reconocer y abordar estas complejidades, podemos construir una mayor empatía y solidaridad entre los marketers, fortaleciendo así nuestra capacidad colectiva para enfrentar los desafíos del mercado actual. Además, el entorno actual presenta desafíos adicionales para los marketers, ya que los usuarios tienen cada vez menos atención disponible debido a la saturación de estímulos en el mercado. En un mundo en que la competencia por la atención del consumidor es feroz, el terreno para los marketers se vuelve cada vez más 360 grados y requiere estrategias integrales que abarquen todos los puntos de contacto con el cliente. En este contexto, el FOMA se convierte en un recordatorio crucial de la necesidad de mantenerse ágil, relevante y centrado en el cliente para destacarse en un panorama tan dinámico y saturado.


En su podcast FOMO Sapiens usted suele dialogar con referentes de muchas áreas de la industria, provenientes de las vertientes más variadas. Uno de sus últimos entrevistados fue Scott Galloway, que en Cannes Lions suele ser presentado como uno de los gurúes que mejor detecta el humor social a escala planetaria. ¿Con qué otros referentes se ha cruzado y qué ideas nuevas, que lo hayan dejado reflexionando, le dejaron plantadas en su mente?


En FOMO Sapiens, hablamos con lo que clasifico como “pensadores empresariales,” es decir, personalidades que cuestionan la manera típica de navegar el mundo y que, por ello, se construyen una vida y una carrera diferente y dinámica. En este sentido, la lista de huéspedes incluye líderes y pensadores como Jay Shetty, Ian Schrager, Gretchen Rubin, Andrew Yang y Patrick Schwarzenegger, así como los fundadores y CEOs de empresas renombradas como TOMS, Gallup y Twilio, entre muchos otros.

Dada la variedad de personas que he tenido en el show, creo que hay un tema en común que los une: estas personas se niegan a seguir el sendero típico, tal vez el más fácil, y en vez de eso, cada una de ellas ha buscado una carrera y una vida que requiere una búsqueda constante—que puede durar meses o años—hasta descubrir su misión en la vida. Este es el secreto del podcast: te mostramos cómo salir del rebaño y navegar el proceso de encontrar tu propio sendero basado en las experiencias de estas personas que han logrado exactamente eso.




En sus recorridos suele encontrarse con jóvenes profesionales de toda clase, emprendedores que están arrancando. Hace poco se reunió en Nueva York con los Entrepreneurs for Global Change, por ejemplo. ¿Qué consejos suele darles a los profesionales en formación que aspiran a recorrer un camino parecido al suyo?


Mi consejo para los jóvenes que buscan seguir mi camino se basa, obviamente, en mi propia experiencia. Para ser honesto, aunque tenía una idea general de lo que quería hacer, ¡el lugar donde he terminado es totalmente diferente! Es un poco como asistir a un evento como los Leones de Cannes, un ambiente en donde debes escoger entre muchas oportunidades y experiencias. Es un momento asi, como en la vida, ayudar estar siempre preparado para el momento, pero mantenerte flexible.

Dicho esto, siempre trato de pensar en algunos puntos clave. Primero, no importa si estás en Cannes o en tu oficina, sé humilde y trata de aprender de personas que admiras y que desafían tu manera típica de pensar. Hay que ser curioso y estar abierto a lo que viene en el camino. Nunca sabes cuándo te cruzarás con un momento de inspiración o sabiduría, así que presta atención.

Segundo, como decimos en inglés: "all things in moderation, including moderation" (todo en moderación, incluso la moderación). Digo esto porque Cannes me recuerda que, de vez en cuando, hay que dejar todo en la cancha, tal vez durmiendo un poco menos de lo necesario para aprovechar del momento. Claro que en la vida cotidiana el balance es esencial, pero hay momentos en los que debes dejar esto de lado y esforzarte un poco más de lo normal.


¿Cómo maneja el FOMO acá en Cannes Lions, en un festival que ofrece tanto para ver?


Bueno, estar en Cannes Lions es como estar en una enciclopedia viviente del marketing y la creatividad. Hay una cantidad abrumadora de oportunidades de networking, contenido de primer nivel, educación y experiencias únicas, todo reunido en un solo lugar. Es como un festín para la mente y el alma. Pero con tantas cosas sucediendo simultáneamente, el FOMO puede acechar. Mi enfoque para manejarlo aquí en Cannes es similar al de cualquier otro lugar: priorizar y concentrarme en lo que realmente agregará valor a mi experiencia. Aprovechar al máximo las oportunidades de networking significativas, buscar contenido inspirador y educativo y asegurarme de absorber todo lo que pueda mientras estoy aquí. Por supuesto, siempre hay más por descubrir, pero disfrutar del momento presente y aprovechar al máximo lo que tengo frente a mí es clave para superar el FOMO en este festival tan emocionante. ¡Y también voy a meditar todos los días!


Los marketers vienen a Cannes para seguir superando el FOMA. ¿Qué es lo más interesante del contenido de este año?


¡Por supuesto! En Cannes Lions los marketers están aquí para superar el FOMA, Fear Of MIssing Audience. El festival nos permite ver lo mejor de la publicidad, ver maneras ganadoras y world class de acercarnos a los consumidores con éxito y lograr conectar. Los temas que estoy escuchando y que me parecen los más interesantes se centran en el gran desafío de cómo conocer al consumidor a un nivel más profundo para generar conexiones auténticas. La personalización es clave y permite a las marcas adaptarse a las necesidades individuales de cada cliente, lo que lleva a relaciones más sólidas y duraderas. Además, la inteligencia artificial está desempeñando un papel fundamental al permitir la automatización y la escalabilidad de estas personalizaciones. Con la IA, las marcas pueden analizar grandes cantidades de datos para obtener insights significativos y adaptar sus estrategias en consecuencia. La first party data, por otro lado, es un activo invaluable en este proceso, ya que proporciona una comprensión profunda de quiénes son los clientes y qué desean. Usar estos datos estratégicamente es esencial para ofrecer experiencias verdaderamente personalizadas y relevantes. Finalmente, y en línea con todos estos puntos, el retail media es una herramienta poderosa para superar el FOMA: al aprovechar las oportunidades en el punto de venta, las marcas pueden conectarse directamente con los consumidores y ofrecer mensajes y promociones adaptadas a sus necesidades en tiempo real.



Redacción Adlatina

Por Redacción Adlatina

Compartir nota