Effie Latam 1er deadline
Gut Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Jueves 2 de abril de 2020

Publicidad Latinoamérica | COLUMNA EXCLUSIVA PARA ADLATINA

Por Redacción Adlatina |

Cinco pasos para hacer del teletrabajo una experiencia eficaz

Bruno Rovagnati, SVP y managing director de R/GA Latam, da consejos que pueden ayudar a las empresas a que el teletrabajo rinda sus frutos y garantice el bienestar de los empleados.

Cinco pasos para hacer del teletrabajo una experiencia eficaz
Rovagnati: “Tenemos que comprender que, durante un tiempo indeterminado, el ámbito laboral va a coincidir con el doméstico, y que ambos espacios tienen que convivir con la menor fricción posible”. (Foto: Prensa R/GA)

Ya sea por prevención o cuarentena, cada día son más las organizaciones que deciden implementar el trabajo remoto como principal práctica para garantizar la salud de sus empleados. La Covid-19 ha puesto a la mayoría de las empresas ante una situación desafiante y, sobre todo, poco tradicional, alterando el día a día de su trabajo. Gestionar una crisis de este tipo, requiere de un trabajo en equipo.

La colaboración forma parte del ADN de R/GA. Nuestros proyectos no sólo involucran a personas de distintas áreas, sino también de diferentes oficinas y países, de modo que desarrollar procesos para estar conectados siempre ha estado en el centro de nuestro trabajo. Sin embargo, un contexto tan dinámico como este trae nuevos retos y los aprendizajes se consolidan diariamente a medida que avanzamos.

Ante este escenario, hemos implementado una serie de prácticas para que el work from home (WFH), sin importar el tiempo que sea necesario extenderlo, sea una experiencia exitosa, tanto en términos de productividad como para el bienestar de nuestros empleados.

Para definir estos lineamientos, nos enfocamos en entender a la persona y su situación, de manera integral. Durante un escenario de WFH forzado, muchas personas pueden tener contextos hogareños distintos, con parejas, familiares e hijos, que pueden ser difíciles de controlar. Tenemos que comprender que, durante un tiempo indeterminado, el ámbito laboral va a coincidir con el doméstico, y que ambos espacios tienen que convivir con la menor fricción posible.

 

Comunicación continua

La cuarentena obliga a los equipos a quedar aislados de los flujos de información orgánica que se dan habitualmente en la oficina. Por esta razón, es necesario dedicar una mayor cantidad de tiempo a la comunicación y generar espacios para dar y recibir feedback de forma continua y activa. Durante el aislamiento, las personas pueden sentir incertidumbre o ansiedad ante la situación que atraviesan, así como pueden sentirse desconectados de sus equipos de trabajo. Distintas herramientas digitales nos permiten estar en contacto directo con los empleados, crear un espacio seguro para el intercambio, y proporcionarles información controlada y verificada que evite malestar. Zoom es una herramienta esencial para todo lo relacionado a videoconferencias, sea uno a uno o de a decenas de participantes. Otra plataforma fundamental es Slack, un chat que puede manejar todo tipo de comunicaciones de equipos en un solo lugar.

 

Adelantarse a las necesidades de tus empleados y clientes

La planificación es un factor central para enfrentar este tipo de situaciones. Conocer cuáles pueden ser los requerimientos tanto de clientes como de empleados, permite evitar momentos de tensión. A su vez, acercarle al empleado formas de organizar su día a día también le facilitará su trabajo y le permitirá sentirse más cómodo en ese contexto. Definir una rutina diaria, determinar un espacio específico para el trabajo ―diferente al del resto de sus actividades en casa―, establecer límites y mantener lo máximo posible la diferencia entre el tiempo laboral y el tiempo de vida hogareña los ayudará a mantener el orden y respetar los distintos momentos de su día.

 

Mantener la cultura

La cultura de una empresa es algo que se da, en gran parte, como resultado de la interacción diaria entre los empleados. En el entorno digital es importante mantener estos valores. El reconocimiento, el relacionamiento con las personas y el factor humano debe formar parte de esta nueva dinámica de trabajo. En R/GA se han puesto en marcha distintas iniciativas que tienen como objetivo conservar el aspecto social. Desde videoconferencias para compartir el café de la mañana a lecciones de yoga a distancia, o consignas interactivas, la misión es conservar el intercambio entre la gente, aunque sea de manera virtual.

 

Gestionar en base a resultados

Si bien, como muchas agencias, solemos trabajar por proyectos en muchas ocasiones, lo más importante es definir expectativas. Tiene que haber visibilidad de las tareas y los plazos para dar autonomía a que los empleados, en función de su situación en casa, puedan cumplir con lo esperado de manera adecuada. Para ello, es necesario acompañarlos a que estructuren rutinas de trabajo y sepan cómo hacer sus tareas en el contexto del hogar, con check-ins sistemáticos y reuniones de equipo más frecuentes que en otros escenarios.

 

Dar soporte integral a los empleados

Un poco a modo de resumen de estas prácticas, el foco está en dar apoyo a las personas y que sepan que cuentan con el respaldo de la organización para enfrentar todos los desafíos que esta nueva forma de trabajo puede traer, no sólo a nivel laboral, sino también con el objetivo de garantizar su bienestar.

Redacción Adlatina