Meta Video Awards
Marketers Top

Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Domingo 4 de diciembre de 2022

Publicidad Global | GIAN LANFRANCO Y ROLANDO CÓRDOVA

Por Redacción Adlatina |

Influencia #2: los peruanos que “les pidieron dinero prestado a sus tías para comerse el mundo en una baguette”

Los cofundadores y líderes creativos de Lanfranco & Córdova Nueva York vienen de brillar en Cannes Lions, donde recibieron un Grand Prix por su campaña Piñatex. En la todavía nueva sección de Adlatina curada por Fernando Vega Olmos, Influencia, el legendario publicitario argentino escanea con su estilo personalísimo a esta dupla de peruanos que lleva casi veinte años de esfuerzos y éxitos.

Influencia #2: los peruanos que “les pidieron dinero prestado a sus tías para comerse el mundo en una baguette”
Gian Lanfranco y Rolando Córdova en Cannes Lions 2022, con su GP de Creative Business Transformation por “Piñatex”.

Esta es la historia de Gian y Rolo, dos chicos que se conocen en la universidad en Lima, estudiando publicidad.

Ambos piensan que van a tener que irse del Perú porque sueñan con hacer cosas importantes en esta profesión y desde Lima es muy difícil, según ellos.

Se anotan para participar en El Ojo, en Nuevos Talentos. Y ganan.

Parten a Buenos Aires a recibir su premio.

Se enteran de que Cannes inaugura una nueva sección: Future Lions.

Quieren inscribirse y mandar trabajo.

La noche del 31 de diciembre, mientras todos sus amigos se van de joda, Gian y Rolo se suben al techo de la casa del primero en Lima.

A pensar ideas para participar en Cannes.

Mandan aquellas que les gustan. Los eligen.

Piensan que no es fácil ir a Cannes siendo peruanos.

Hay que hacer papeleos, conseguir visa, tener plata.

Gian y Rolo no tienen dinero, pero si tienen dos tías que les prestan: mil dólares la de Gian, mil dólares la de Rolo.

Viajan a Cannes.

Ganan el Future Lions.

Los entrevistan de Saatchi & Saatchi Singapur.

Consiguen trabajo en esa mítica agencia alguna vez liderada por David Droga.

En Singapur, la ciudad impoluta donde es ilegal comer chicle, viven varios años.

Sorprendidos porque todo funciona.

El metro llega y sale a horario, no como en Lima.

Tienen que invertir roles: el director de arte se hace copy porque habla mejor inglés, el copy desarrolla una gran habilidad para visualizar.

“Nos acostumbramos a comunicar con imágenes y casi sin textos”, dicen ellos.

Un día deciden que ya llegó la hora de moverse.

Se van a trabajar a Wieden + Kennedy Amsterdam. Hacen campañas globales. Ganan premios ídem.

Al cabo de unos años, mantienen la ciudad, se mudan de agencia.

Llega el turno de BSUR.

“No importa tanto el nombre de las agencias; importan las personas con las cuales vas a trabajar”, sostienen convencidísimos.

Reciben una oferta de Fred & Farid y se van a París.

Trámites en francés para todo.

Comparado con eso, hacer buenas ideas para Orangina es muy fácil.

Y les llega la hora de irse a los Estados Unidos. Primero con Havas.

Luego con McCann.

Consiguen la green card. Empieza el sueño de la agencia propia.

Y se lanzan a la aventura en 2020.

Sí, cuando la mayoría del mundo sólo piensa qué serie mirará después de la que está mirando.

Se tienen que apretar económicamente.

Hay que ahorrar para la agencia.

Empiezan haciendo un video interno para Dole.

L&C NYC acaba de ganar un Grand Prix en Cannes.

La lista de premios que han ganado en estos 17 años es impresionante.

Pero no es lo que me impresiona de ellos.

Me fascina escucharlos hablar de la ingenuidad.

“Naivety” repiten muchas veces a los largo de nuestra charla.

Ese es su secreto, creo.

Ser lo suficientemente ingenuo como para pensar que desde el techo de una casa de Lima se puede ver Singapur, Amsterdam, París y Nueva York.

Mucha gente me pregunta por qué sigo yendo a Cannes.

Me resulta fascinante pensar que ahí pululan personas geniecillas que les han pedido dinero prestado a sus tías para comerse el mundo en una baguette.

A veces tengo suerte y nos ponemos a conversar.

Ah: Gian y Rolo admiran a We Believers y a Gut en su mercado.

La agencia de los creyentes y la de las agallas.

Qué maravilla es ser latino.

Somos la aristocracia de lo imposible.



INFLUENCIA (*).

Nos sobra talento. Nos falta influencia.

Fernando Vega Olmos 

(*) Los interesados en proponer nombres deben escribir a fernandovegaolmos10@gmail.com incluyendo en el asunto: “Influencia”.

Redacción Adlatina


Adlatina Magazine 129