Adlatina en asociación con Adage

Newsletter

Martes 2 de junio de 2020

Publicidad Argentina | EL CICLO COMENZÓ ESTA TARDE Y CONTINÚA EL PRÓXIMO JUEVES

Por Redacción Adlatina |

Manolo Jofré en el primer Adlatina Live: “Nuestro desafío, como estrategas, es potenciar lo más noble de las marcas”

El head of strategy de la agencia David Buenos Aires fue el primer entrevistado en el ciclo debut de las entrevistas de Adlatina Live, que se desarrollarán desde hoy y durante tres jueves más con charlas con planners de la publicidad regional. Con un recorrido de más de quince años que incluye el paso por Icolic, Euro RSCG, Ogilvy, Madre, +Castro, 72AndSunny y La América, Jofré habló de la “nueva normalidad”, del rol de las marcas y de los desafíos del planning.

Manolo Jofré en el primer Adlatina Live: “Nuestro desafío, como estrategas, es potenciar lo más noble de las marcas”
“El ser humano siempre fue colaborativo, pero al mismo tiempo siempre tuvo sus lados B”, explicó Jofre en su charla con la redactora Anabel Acevedo por Adlatina Live.
―¿Qué es la “nueva normalidad” en términos publicitarios?
―Algo que se va armando a ciegas. La foto de la tapa de un rompecabezas que te comprás te dice qué foto tenés que armar, y el número de piezas te ayuda a saber cuán difícil o fácil será armarlo. Pero esta pandemia es como armar un rompecabezas sin saber qué imagen va a quedar al final. En términos publicitarios la imagen que más fuerte se me aparece en relación con esto es la famosa figura del propósito de las marcas: ¿cuál puede ser el propósito cuando la normalidad es la incertidumbre?

―¿Y cuál sería entonces el rol de las marcas en este momento, desde el punto de vista de un estratega y un constructor de marcas?
―Para la gente hoy hay realidades y cuestiones bastante más importantes que las marcas, eso hay que dejarlo claro. Pero estamos ahí, eso sí. Como estratega, y sobre todo pensando en la pospandemia, sí percibo una conciencia mucho mayor de la gente de que las empresas pueden ser agentes de cambio. A mí me impacta eso, del mismo modo que la aparición de ciertas comunidades espontáneas y nuevas ―el nuevo sentido del término vecinos, por ejemplo― y el modo en que se están derrumbando el cinismo y la crítica no constructiva.

―¿Nace un espíritu más colaborativo?
―Por supuesto, aunque ojo, no debemos ser tan ingenuos en esto. El ser humano siempre fue colaborativo, pero al mismo tiempo siempre tuvo sus lados B: la gente escrachando a los médicos que viven en su edificio es una contracara de esto mismo, y también está surgiendo.

―¿Y cómo es el trabajo a distancia en una agencia que ya nació de este modo con sus cuatro oficinas en el mundo?
―Distingamos de entrada que esto no es home office, sino una cuarentena obligada, un confinamiento poco habitual, que lleva a no poder encontrarte ni con tus compañeros de oficina. Pero es cierto que en David ―agencia a la que yo entré en enero y en la que rápidamente descubrí que los encuentros por Zoom con gente de las oficinas de San Pablo, Madrid o Miami eran cosa de todos los días― quizás el cambio no fue tanto como para otras agencias.

―¿Qué desafíos tiene un planner ante esta situación?
―El principal es ayudar a construir cierto punto de vista. Una mirada que ayude a las marcas a analizar, a guiarse, a inspirarse y a distinguir lo valioso de lo que no lo es, y aportarles un enfoque crítico. El otro día escuché en la radio al filósofo argentino Darío Sztajnszrajber y él decía que esta situación maximiza o potencia lo que uno ya es: si uno es un copado o un buen tipo, ante esto va a ser mejor, va a querer salir y ayudar; y si uno ya es un cínico o un mal tipo, eso también se va a potenciar. ¿Y de qué modo nosotros, los estrategas, podemos potenciar o maximizar esa parte más noble de las marcas? Me parece que ese es un gran desafío para los estrategas: ser catalizadores de conversaciones que ayuden a que eso suceda.
Redacción Adlatina