DOMINGO | 17 de Junio de 2018
13.03.2018 |
EVENTOS DEL FESTIVAL TECNOLÓGICO

(Ad Age) – Hace diez años, las tecnologías irrumpieron en el SXSW para conectar a la gente, y fueron ampliamente utilizadas en el evento. Cinco años atrás llegó el tiempo de las experiencias visuales. Pero ahora el panorama se interna en matices más complejos, y también plenos de interés de parte del público asistente al Festival.

  • El autor de la nota, David Berkowitz, es jefe de marketing de Storyhunter.

"New Kids on the Blockchain", "Bad Crypto Meetup" "Initial Taco Offering".

Esos son los nombres reales de eventos de cadenas de bloques (blockchains) previstos para el Festival South by Southwest 2018. Pero los paneles hablan de un gran juego sin dar necesariamente una tangible demostración de qué cosas podían hacer esas tecnologías. En el pasado, en cambio, el SXSW había tratado más de mostrar que de decir.

Diez años atrás, las tecnologías que irrumpieron en el SXSW fueron las que podían conectar a la gente, y se las utilizó ampliamente en el evento. Twitter hizo fácil seguir las discusiones sobre la conferencia y las partes específicas, y le dio a la gente una posibilidad de conectarse entre sí cara a cara. Foursquare, bastante antes de lanzar Swarm, ayudó a mostrar en qué lugares fue “swarming” al SXSW. Los asistentes pudieron descubrir dónde estaban los amigos y cuáles eventos eran populares. Hashable trató de reinventar las business cards, y tal vez su rápida desaparición señaló el declinante interés en tales tecnologías durante el Festival.

Unos cinco años atrás, el foco giró hacia las experiencias visuales. Los retrasados en Instagram y los primeros usuarios de Snapchat documentaron cada momento y añadieron sus filtros favoritos. Mientras esas apps estaban siendo usadas para crear y propagar memes, Mashable y otros invitaron a celebridades digitales como Grumpy Cat y Scumbag Steve al SXSW. La agencia Allison & Partners trajo al chef Dominque Ansel para que muestre sus cronuts (una mezcla de croissants y donuts). La gente esperaba horas para tener la posibilidad de encontrarse con el señor Cat y el señor Ansel, no para sostener al gato o probar el cronut sino para sacarse una foto con el gato o probando el producto. Esa fue la madrugada de la era del FOMO (fear of missing out, temor de quedar afuera).

Por cierto, había límites; no puedo recordar a alguien que esperara horas para encontrarse con Scumbag Steve, lo que es una vergüenza, cuando hice un panel con él, y era mucho más atractivo que el gatito.

La innovación del SXSW siguió avanzando. Así llegaron Leap Motion para presentar su interfaz gestual computada, uno de los últimos tipos de hardware en aparecer en el SXSW que evocó un sentido de magia y maravilla. Eso arribaría al clímax con el surgimiento de experiencias de realidad virtual en 2016 y 2017. Las marcas participaron en este desafío, porque los asistentes se encontraron con Oreos impresas en tercera dimensión, camiones impulsados por Watson de IBM, y ahumadores de GE.

En los eventos de blockchains, no hay mucho por experimentar. Las startups no están aceptando pagos en criptomonedas para ingresar a sus eventos, y en la reuniones nadie está pagando sus bebidas con Bitcoin o Ripple.

No hubo reuniones en las que pude verificar las identidades a través de blockchains. Ninguno de los camiones de alimentos parecía estar averiguando la fuente de sus productos a través de blockchains. Las aplicaciones prácticas de esas tecnologías podrían estar apareciendo, incluso en el SXSW, de aquí a un año. Un signo elocuente apareció en enero, cuando Slate corrió una de mis historias de tecnología favoritas de todos los tiempos: "The North American Bitcoin Conference is No Longer Accepting Bitcoin Payments for Tickets".

Este año, cada recapitulación del SXSW hablará mucho de blockchains y criptomonedas. Ellas podrán incluir algunos ejemplos, tal vez tales como Burger King Rusia anunció su programa de lealtad Whoppercoin, basado en blockchains. En los años venideros, ellos sean probablemente ejemplos prácticos del SXSW de cómo los organizadores de eventos utilicen aplicaciones de blockchain para hacer pagos, verificar identidades, manejar las cadenas de suministros y demás. Tal vez los asistentes consigan probar que estuvieron presentes y que se sentaron en un cierto número de paneles, lo que, a su vez, premiará a los asistentes con obsequios simbólicos que les hagan en eventos exclusivos, tales como una foto con Grumpy Cat.

En lugar de eso, 2018 tendrá una posibilidad para que la franquicia del SXSW se prepare para reinventarse con vistas a 2019 y más allá. Entretanto, esperaré a ver que lo que he amado del Festival en el pasado, como escanear a Swarm para ver qué lugares no son demasiado populares en el evento en los que yo podría encontrarme con Scumbar Steve y conseguir una selfie con él. Si me cobran una moneda Ripple por eso, será lo mejor que haya comprado con ella… y la primera.

 

Ver todas las noticias »