MIéRCOLES | 20 de Junio de 2018
25.10.2017 |
ESTUDIO DE LLORENTE & CUENCA

A partir de entrevistas a 30 grandes marcas iberoamericanas, la consultora analizó las perspectivas de la narración en el marketing.

  • El 64% de las empresas creen que el big data afectará más a la hora de crear contenidos.

Llorente & Cuenca presentó el estudio Del storytelling al storydoing: Voces de 30 marcas sobre la emergencia de las historias. Realizado a partir de entrevistas a 30 compañías multinacionales (como Avon, Coca-Cola, Multiópticas o Gas Natural Fenosa, entre otras), el estudio informa sobre las tendencias más destacadas en los nuevos formatos narrativos, además de la importancia de los relatos en los diferentes territorios de conversación.
El 52% de los entrevistados opinan que la creación en conjunto con los usuarios de los contenidos de marca será el formato de storytelling o storydoing del futuro. El 29% que apuesta por contenidos inmersivos, y el 19% que destaca la creación de narrativas en directo, con herramientas de microcontenido instantáneo tales como Snapchat o Instagram Stories.
Por otra parte, para lograr la permanencia de sus mensajes, captar la atención de los consumidores y generar experiencias intensas, las empresas utilizan diferentes herramientas narrativas tales como videos (47%), webseries (3%), videos gamificados (12%) y eventos experienciales (28%).
El informe planteó que el 90% de las firmas iberoamericanas incorporarán el storytelling en sus estrategias de marketing, dado que es una de las técnicas de comunicación más efectivas para generar enganche. A su vez, mostró que el 64% de las compañías creen en el big data a la hora de contar historias, ya que facilita la detección de los intereses compartidos e individuales con lo que las marcas pueden crear contenidos y experiencias personalizadas. También la inteligencia artificial (18%) y los empleados como protagonistas (18%) tendrán un papel importante en las narrativas a futuro.
Por otra parte, el estudio plantea que si bien las empresas tienen diversos relatos que aportan a la conexión de territorios (es decir, ámbitos de conversación), la narrativa corporativa desciende de largo a medio plazo. Llega así a la conclusión de que “la oportunidad no está asociada a la cantidad, sino a la contundencia y la persistencia”. Allí vuelve a entrar en juego el big data, ya que es necesario para las compañías dar seguimiento a los diálogos de los consumidores y entender sus necesidades, para no perder efectividad a largo plazo.
“El storytelling es hoy en día un requerimiento para poder formar parte de las conversaciones de los diferentes grupos de interés, una herramienta para acercarnos a un público cada vez más sofisticado en su consumo de contenidos, alimentado por diversas fuentes de información y organizado alrededor de intereses concretos. Ellos sólo le dedicarán tiempo a aquel contenido con el que se puedan identificar y en el que encuentren un valor”, enumeró David González Natal, líder del área consumer engagement de Llorente & Cuenca.

Ver todas las noticias »