MIéRCOLES | 19 de Septiembre de 2018
21.02.2018 |
CONSAGRACIONES

(Ad Age) – Para la publicación, W&K es “audaz, ágil, innovadora en lo digital, colaboradora y fieramente independiente”.

  • El equipo de W&K: Colleen DeCourcy, Jason Bagley, Eric Baldwin (ausente) Neal Arthur, Karl Lieberman, Susan Hoffman y Karrelle Dixon.

Para un agencia como Wieden & Kennedy es tentador ser complaciente, y hasta un poco perezosa, y navegar por glorias pasadas. Pero el shop no sólo agitó las aguas en 2017; su liderazgo reinventó a la poderosa casa de Portland, Oregon, para una nueva era del marketing en la que los atractivos comerciales de TV ya no ganan clientes ni hacen crecer marcas. La nueva W&K es audaz, ágil, innovadora en lo digital, colaboradora y fieramente independiente al navegar por una industria dominada por las masivas agencias de holdings, probando que lo grande no siempre es mejor.

“No se trata sólo de tener voluntad de mover el bote. Hay que literalmente empaparse en gasolina y prenderse fuego”, dijo Colleen DeCourcy, global co-chief creative officer.

El mundo de la publicidad está sintiendo el calor: W&K consiguió 19 nuevos clientes en 2017, logró 35 millones de dólares en nuevos ingresos, incluyó marcas como Airbnb y Lyft en la primera fila de una economía compartida. Cuando las grandes consultoras pusieron su mira en las agencias, W&K duplicó su independencia, apoyando a una nueva agencia en Austin llamada Callen, a condición de que se conservara independiente. La oficina de Nueva York de W&K tuvo el mejor año financiero en sus 23 años de historia, al ganar clientes como The Atlantic y Fox Sports, mientras conduce a la cuenta masiva de Bud Light al espíritu de la época en la cultura pop con el lema “dilly dilly”.

Hubo tropiezos: la agencia fue tocada por el movimiento #MeToo, y meses atrás se separó rápidamente de su director de estrategia en Londres Paul Colman después de recibirse quejas en relaciones humanas. También dio un paso valiente al renunciar a la prestigiosa cuenta de Verizon, con la cual no tenía un ajuste cultural. No obstante, al mismo tiempo, la agencia cimentó relaciones con socios como KFC, que han llevado su personalidad a la agencia. Sólo habría que preguntarle al Coronel Sanders, que está en todas partes.

 

Por estas razones, Wieden & Kennedy es la Agencia del Año de Ad Age

Ver todas las noticias »