JUEVES | 24 de Mayo de 2018
06.02.2018 |
EN UN BRUSCO CAMBIO DE OPINIÓN JUDICIAL

(Ad Age) – Jay Y. Lee, que cumplía una sentencia ya reducida a la mitad, quedó en libertad al revocarse las medidas anteriores de las Cortes. Su permanencia en prisión había sido hasta el momento de un año, y en las calles de la capital Seúl reina un visible disconformismo por la decisión de la justicia.

  • Jay Y. Lee habla a los cronistas al salir de la cárcel.

Una corte de apelaciones de Corea del Sur dejó libre al vice-chairman de Samsung Electronics Co. Jay Y. Lee tras suspender su sentencia por cohecho, en una impactante reversión de sus medidas anteriores que despertó numerosos interrogantes sobre la capacidad del gobierno de reformar a las corporaciones más poderosas del país.
El heredero del mayor conglomerado económico había apelado su sentencia, que la Corte redujo a la mitad hasta dos años y medio en lunes pasado. La corte dispuso que también se lo ubique en probation durante cuatro años.
En el momento de comunicarse la noticia, el propio Lee, de 49 años, parecía aturdido. Se quedó de pie y mirando alrededor en forma inexpresiva después de la sentencia, y estaba sonrojado cuando caminó hacia fuera de la Corte. Hasta la fecha, él había estado en prisión durante casi un año. La decisión siguió, no obstante, a un modelo familiar: durante años, el padre de Lee, además de otros fuertes ejecutivos surcoreanos, habían sido sometidos a juicio por corrupción pero sólo habían recibido sentencias en suspenso.
“Tenemos un nuevo presidente en la oficina, pero la ‘República de Samsung’ sigue en pie”, dijo Kwon Young-june, un profesor que estudia a los gobiernos de las corporaciones en la Universidad de Kyung Hee. “Se está empezando a ver que la práctica de dejar ‘chaeboles’ permite zafar de los cargos mientras continúan en suspensión las sentencias.
No quedó claro si Lee retornaría inmediatamente a Samsung y tomaría algún puesto formal. Lee fue a visitar a su padre hospitalizado, Lee Jun-hee, después de ser liberado, según los reportes locales.

Hace 80 años
El abuelo de Jay Y. Lee fundó a la compañía hace 80 años, y su padre la convirtió en una poderosa compañía al expandirla a semiconductores y smartphones. El conglomerado tiene docenas de negocios de seguros, construcción, publicidad y la industria naviera. La familia Lee controla el grupo a través de holdings de acciones, por los cuales posee alrededor del 1% de la compañía.
Lee fue el empresario de más alto perfil que se ha involucrado en una investigación de sobornos que volteó al ex presidente coreano Park Geun-hye y produjo resentimiento hacia el bien conectado chaebol del país. Los fiscales buscaron originalmente durante unos doce años a Lee, argumentando que eso ayudaría a establecer el estado de derecho en un país en que está reexaminando los lazos entre el gobierno y los negocios. Park fue desplazado por la Corte Institucional y reemplazado por Moon Jae-in, quien prometió tener a rienda corte a la familia dominante de la economía.
“Es verdaderamente decepcionante”, dijo en una declaración Park Yong-jin, un miembro de la asamblea de partido de Moon. “Confirmamos una vez más que Samsung está por encima de la ley y de las cortes”.
El ultraje se extendió por las calles de Seúl.
“La gente poderosa siempre gana, tanto en negocios como en política”, dijo Jung Myeong-suk, un guardia de 65 años mientras iba a trabajar. “Cuando una persona común comete un crimen, no hay perdón, pero para estos con status y poder, todo el sistema se pone de su lado”.
Una corte de Seúl había condenado previamente a Lee por darle a un confidente de Park caballos de pura raza en la esperanza que eso ayudara a asegurar el apoyo del gobierno para un merger que impulsaría su ascenso hasta el tope de la compañía. Lee negó cualquier vínculo con los actos contra la ley y apeló la sentencia original, diciendo que él nunca buscó desplazar a su padre como chairman de Samsung Electronics en primer lugar.
El ex responsable de la oficina de estrategia de la compañía, Choi Gee-sung, y el ex presidente Chang Choong-ki, que fueron sentenciados a cuatro años de prisión, también recibieron lapsos en suspenso de cárcel. La corte dijo que este no era un típico ejemplo de “la cómodas relaciones entre políticos y negocios”, y agregó que no había evidencia de que los acusados hubieran requerido o ganado beneficios por ofrecerle un soborno a Park.
“Aquí no hubo connivencia entre el poder de los negocios”, dijo el juez Cheong Hyung-sik. “La esencia de este caso es que el acusado respondió pasivamente al poder político”. El magistrado dijo que había concluido que Park “intimidó” a los ejecutivos de Samsung al ofrecerles sobornos, mientras Lee no pudo resistir el pedido del presidente y de su confidente. También resaltó que la responsabilidad debería ser más pesada hacia los oficiales públicos en los casos de este delito.

El juicio original
El juicio original al hijo de Samsung se centró en un merger realizado en 2015 entre dos afiliados de la compañía que le dieron a Lee acciones nuevas en Samsung C&T Corp., por entonces un accionista mayor del fabricante de smartphones Samsung Electronics.
Los fiscales alegaron que Lee sabía de la secreta relación entre Park y su amiga, y utilizaron ese conocimiento para asegurar que el acuerdo se concretara, apretando las tuercas sobre el fabricante de chips de la empresa telefónica y de memorias. Samsung dijo que ellos fusionaron las dos compañías para impulsar su competitividades, y Lee argumentó durante el juicio que el acuerdo no aumentó su control sobre la compañía electrónica.
Mientras Lee estuvo detenido, Samsung Electronics designó nuevo líderes y continuó con su alta performance.
Samsung reportó un beneficio record la semana pasada y reveló números que muestran que su negocio de chips atrae más ingresos que Intel Corp.
“Podrían haber expectativas de que Lee acelerara una reforma en su gobierno corporativo pero el tema principal para las acciones son la ganancias”, dijo Jung Sang-Jin, un manager de fondos del Korea Investment Management. “El tema son los ingresos de la compañía y pienso que necesito ser más conservador que antes al hablar de ganancias, debido a que están vinculadas con varios factores: un éxito más fuerte, el comercio norteamericano y los negocios de la OLED”.

Ver todas las noticias »