JUEVES | 2 de Octubre de 2014
15.10.2012 |
EL LIBRO RECOMENDADO - POR ORLANDO C. APRILE

(Moda, Economía y Sociedad. Autora: Marcia Veneziani. Nobuko, Buenos Aires, 2012 - 173 páginas) – En la actual sociedad de consumo, que tan bien han caracterizado autores como Zygmunt Bauman, la moda se ha constituido como referente vital. Porque descubre lo real de la realidad al señalar y destacar tendencias. Es una suerte de packaging que indica el estilo de vida de las personas y de este modo describe lo que está aconteciendo en el contexto socioeconómico y cultural.

  • Aprile: “La sociedad actual está expuesta a una constante y renovada información que, entre otros valores, privilegia la importancia creciente de la estética”.

 

Cuanto más breve es una época, tanto más se encuentra remitida a la moda. – Walter Benjamin

   

La sociedad actual está expuesta a una constante y renovada información que, entre otros valores, privilegia la importancia creciente de la estética. Por esto el ceo de Gucci afirma que ellos no están en el negocio de las carteras y de los accesorios sino en el negocio de vender sueños. Lo mismo que en su momento había señalado Steve Jobs.  A lo que hay que sumar el aporte de la publicidad y la constante presencia de las celebrities en los medios de comunicación con sus desfile por las pasarelas,  las noticias y en las tapas de la revistas dedicadas al target femenino.

Para sustentar esta visión de la moda y su notable influencia como referente social, Marcia Veneziani señala tres perspectivas históricas en tres notables períodos. La Belle Époque (1890 – 1914), los años ´20 del siglo pasado y los comienzos del siglo actual. En todos estos tres períodos el desarrollo industrial y tecnológico incrementaron notablemente la variedad de los objetos, aceleraron la extrema atención a la belleza física y revalorizaron todo cuanto tiene que ver con la apariencia. Por eso, en estos períodos los valores más destacados son el hedonismo y el placer.

Considerada como fenómeno social, y tal como lo señaló Ortega y Gasset, la moda es un fenómeno de integración y también un medio de expresión. “La moda, como expresión del consumo ostensible, se ha acrecentado notablemente y  atraviesa todo el espectro social a causa de la nivelación de la vida. El interés que despierta se verifica de modo creciente”.

Este notable impulso aspiracional de la sociedad de consumo, además, se potencia vía los medios de comunicación y especialmente por la promoción publicitaria. De esta manera, la moda resulta ser uno de los más atractivos códigos culturales de la sociedad.  Por eso, el ya citado Ortega y Gasset señaló que la moda no solo es una manera de ser sino también una forma de instalarse en el mundo. A lo que conviene agregar: muy especialmente cuando se analiza  la actual sociedad de consumo.

Para ello es necesario saber leer los mensajes que la moda va develando a diario con sus cambios, sus preferencias y sus tendencias. Puesto que la moda, con respecto a la sociedad, funciona como un ámbito de integración y también como un medio de expresión. En palabras de la autora: “los argentinos seguimos siendo los ideales compradores de sueños por eso nos encanta la moda y nos apegamos tanto a ella como nuestra elegante tarjeta de presentación”.

Todas estas son las razones que la llevaron a ofrecer este singular aporte que facilita la comprensión del comportamiento del consumo de la moda por el valor que ésta brinda en el ámbito de la cultura y, especialmente, por su grado de relevancia para analizar y entender la comunicación social.

Otro dato a tomar en cuenta es que el texto está ilustrado con imágenes y tiene un capítulo dedicado a los perfumes.

 

Marcia Veneziani es doctora en Ciencias de la Comunicación Social con especialización en Publicidad. Se dedica en investigar los comportamientos de la moda y el consumo. También  autora de La Imagen de la moda (2007) y de varios ensayos.

 

Ver todas las noticias »